Por inconstitucional no prosperó en el Congreso de Puebla la intención de reducir el financiamiento público de los partidos políticos, pero la mayoría se impuso para que diputados nombren a personal del Instituto Electoral del Estado (IEE) de cara a las elecciones de 2021.

La coalición Juntos Haremos Historia aprobó por mayoría este martes la reforma electoral impulsada por el coordinador de Morena, Gabriel Biestro Medinilla, con la cual los legisladores ahora designarán a los titulares del Órgano Interno de Control y de la Unidad Técnica de Fiscalización del IEE.

Mediante modificaciones a la Constitución Política del estado y al Código de Instituciones y Procesos Electorales del Estado (Coipep), se retiró al instituto la facultad de elegir a los titulares de dichas áreas, que eran electos por votación de los 7 consejeros a propuesta de una terna presentada por el presidente.

Con el PAN, el PRI y CPP en contra denunciando que se vulnerará la autonomía del órgano electoral, Morena, PT y PES avalaron la medida en una sesión virtual de las comisiones de Gobernación e Igualdad de Género.

El Órgano Interno de Control se encarga de investigar y sancionar faltas administrativas del personal el IEE, incluyendo a los 7 consejeros electorales, además de que puede practicar auditorías internas. Por su parte, la Unidad Técnica de Fiscalización revisa el uso y destino de recursos económicos de los partidos políticos.

Por considerar que ahora las dos áreas estarán subordinadas a los diputados y podrían usarse con fines políticos, la oposición exigió dejar la ley como hasta ahora, pero la mayoría se negó y avaló la reforma.

Fracasa reducción a partidos

Como representaría una clara inconstitucionalidad, la coalición Juntos Haremos Historia accedió a eliminar del dictamen la intención de recortar el financiamiento público de los partidos políticos.

El PRI, el PAN y Compromiso por Puebla (CPP) exhibieron que la propuesta de Biestro Medinilla era ilegal y hasta representaba una pifia legislativa, pues el Congreso local carece de facultades para modificar las prerrogativas de las fuerzas políticas.

Rocío García Olmedo (del PRI) y Uruviel González Vieyra (de CPP) recordaron que solo el Congreso de la Unión puede modificar la fórmula para calcular el financiamiento, pues esta se encuentra establecida en la Constitución del país.

Biestro Medinilla pretendía que, para establecer los recursos de los partidos, se multiplicara el total de los votos válidos obtenidos en la última elección de diputados, por el 65 por ciento del valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA).

Sin embargo, dicha fórmula se contrapone al artículo 41 de la Constitución del país y al 51 de la Ley General de Partidos Políticos, que señalan que el IEE debe multiplicar el número total de ciudadanos inscritos en el padrón electoral por el 65 por ciento de una UMA.

Limitan a partidos pequeños e independientes

Con la reforma electoral se limitará la participación de los partidos pequeños, pues se eliminó el artículo 58 Ter del Coipep, que permitía formar coaliciones parciales o flexibles para la elección de diputados o ayuntamientos, cuando dos o más partidos postularan candidato común a gobernador.

En el artículo 41 también se impidió a los partidos con registro local, como Pacto Social de Integración (PSI) o Compromiso por Puebla (CPP), formar coaliciones con partidos nacionales, pues únicamente podrán postular candidaturas comunes o fusionarse.

El expanista y ahora diputado sin partido, Marcelo García Almaguer, que aspira a competir por la alcaldía de Puebla por la vía independiente, propuso reducir el porcentaje de firmas requeridas para obtener una candidatura independiente, pero Morena, sus aliados y el PAN votaron en contra, mientras que el PRI votó en abstención.

A pesar de que en la elección de 2018 el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) invalidó o declaró inaplicables algunos requisitos para las candidaturas independientes por ser excesivos, la reforma electoral no los modificó y se perfila conservarlos para los comicios de 2021.

Eliminan asociaciones y figura del “gran perdedor”

A petición de Biestro Medinilla, se eliminó de la Constitución del estado y del Coipep la diputación de primera minoría, conocida como la del “gran perdedor”, pues otorgaba una diputación plurinominal a los candidatos que obtenían más votos en sus partidos, aunque perdieran la elección.

Para suprimirla se reformaron los artículos 35 constitucional y 16 del Coipep, donde se estableció que ahora las diputaciones plurinominales se entregarán solo con base en el “orden que tuviesen las candidatas y candidatos en las listas correspondientes, las que deberán encabezarse alternadamente entre mujeres y hombres cada periodo electivo”.

Como la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) declaró inconstitucional la figura de “asociaciones electorales” desde 2017, diputados derogaron los ocho artículos que comprendía este capítulo en el Coipep.

Como ahí también se incluían las reglas para las coaliciones electorales, ahora esta figura será regulada por la Ley General de Instituciones y Procesos Electorales (Legipe).

En la sesión de este día también se legisló la violencia política por razón de género, con lo cual se impedirá que agresores puedan votar o ser candidatos, y se podrá revocar una candidatura o hasta el registro de un partido político si violentan mujeres.

Para que estas reformas entren en vigor, el dictamen aprobado en comisiones se turnó al pleno para que sea puesto a votación de los 41 diputados locales.