El empresario textilero Kamel Nacif Borge se dio a conocer de forma pública en 2006, tras revelarse grabaciones telefónicas con el ex gobernador Mario Marín Torres en las que se advierte que hubo un acuerdo para detener a la periodista Lydia Cacho Ribeiro en diciembre de 2015, por supuesto daño moral al vincularlo a una red de pedofilia.

Asimismo se difundieron audios en los que supuestamente el empresario habla con conocidos suyos donde da a conocer la detención en la ciudad de Cancún y el traslado de Cacho por tierra hasta el Cereso de Puebla, donde “encargó” que la agredieran.

Hoy Nacif es acusado de tortura en contra de la periodista y este viernes se dio a conocer que fue ubicado en Líbano, por lo que la Fiscalía General de la República ya inició los trámites de extradición.

En febrero de 2006, la periodista Blanche Petrich de La Jornada dio a conocer así las grabaciones:

“Un sobre de papel manila sin remitente, algo maltratado, es entregado una noche reciente entre cientos de otros impresos en la recepción de La Jornada. Contiene algunos casetes. Son grabaciones de telefonemas del industrial maquilador Kamel Nacif Borge, radicado en Puebla, con una docena de personajes. Uno de ellos es el gobernador Mario Marín. Son vísperas de la Navidad de 2005. Una juez local, Rosa Cecilia Pérez, había dictado, apenas unas horas antes, auto de formal prisión en contra de la periodista Lydia Cacho. Después de ser enlazados por una secretaria se escucha:

—Quiúbole, Kamel.

—Mi gober precioso.

—Mi héroe, chingao.

—No, tú eres el héroe de esta película, papá.

—Pues ya ayer le acabé de darle un pinche coscorrón a esta vieja cabrona. Le dije que aquí en Puebla se respeta la ley y no hay impunidad y quien comete un delito se llama delincuente. Y que no se quiera hacer la víctima y no quiera estar aprovechando para hacerse publicidad. Ya le mandé un mensaje, a ver cómo nos contesta. Pero es que nos ha estado jode y jode, así que se lleve su coscorrón y que aprendan otros y otras.

—Ya sé, y es que estos cabrones siguen sacando mamadas y mamadas. Pero yo hice una declaración. Fui a la televisión.

—Ah, qué bueno. ¿Allá en México o acá en Puebla?

—Aquí, pero dijeron que la iban a mandar allá. Salió aquí. Y yo en el <i>Milenio</i> le dije, si lo quieres leer, le dije, pus al señor gobernador no le tembló la mano.

—Ni nos tiembla ni nos temblará.

—Pinche bola de ratas. ¿Qué han hecho? Qué asquerosidad es esto, ¿eh?

—No, se sienten Dios en el poder.

—Así es. Yo te hablé para darte las gracias. Sé que te metí en un problema pero...

—No'mbre, a mí me gustan esos temas. Coincido contigo en que, jijos de la chingada, en esos temas... digo... no somos santos, desde luego, pero si alguien tiene pruebas que las presente. Y si no que se calle la boca.

—Oye, pero en algo tan vergonzoso, mi distinguido. Porque es vergonzoso.

—Así es.

—Y yo para darte las gracias te tengo aquí una botella bellísima de un coñac que no sé adónde te la mando.

—Pues a Casa Puebla.

—Yo te la quería dar personalmente, pero estás todo ocupado.

—Mándamela a Casa Aguayo, para echármela.

—¿Te la vas a echar? Pues entonces te voy a mandar dos, no una.

Según refiere el diario, fue el empresario Luis Angel Casas quien le recomendó a Nacif hacer esa llamada al gobernador. Casas Arellano fue jefe de finanzas de la campaña de Marín y hoy forma parte del comité de financiamiento de la campaña a senador de Mario Montero Serrano, también ex dirigente estatal del PRI.