Para este 2020, productores de San Diego Chalma que se dedican a la siembra de "flor de moco de pavo" y cempasúchil solo producirán 12 hectáreas, cuando apenas el año pasado llegaron a cultivar más de 25 y es que por el tema del Covid-19, los agricultores prevén muy pocas ventas, además de que varios puntos de distribución continúan cerrados.

Eliseo Ramírez Pacheco, productor en esta junta auxiliar indicó que desde el 10 de junio, varios campesinos que se dedican a esta labor empezaron a regar las primeras semillas, en específico de la llamada "moco de pavo o flor de terciopelo" y será hasta septiembre cuando se realice una segunda jornada, en esta ocasión para regar las semillas de la flor de cempasúchil.

De igual forma mencionó que durante este 2020 se ha tenido la presencia de más lluvias a comparación del año pasado, pero, en esta ocasión no será posible sembrar el número de hectáreas que en años anteriores para la temporada de los "Fieles Difuntos", ya que hay varios factores que están tomando en cuenta, por ejemplo, el cierre de puntos de venta, en este caso los mercados o tianguis y pese a que algunos ya han regresado con cierto porcentaje de comerciantes, no deja de ser riesgoso; otro de ellos es que posiblemente los panteones también permanecerán cerrados.

Ramírez Pacheco manifestó que aunque faltan varios meses para que se lleve a cabo el "Día de Muertos" han tomado en consideración que los contagios por Covid-19 no van a la baja, al contrario, cada vez hay más casos, ante ello no se pueden confiar, pues según él, aunque se venda poco, no tendrán pérdidas.

También manifestó que  sembrar tan solo una hectárea de "flor de terciopelo" puede llegar a tener una inversión de 30 a 35 mil pesos, ya que este tipo de plantación requiere de más cuidados especiales a diferencia de la de cempasúchil, la cual tan solo basta con regar la semilla y cuidar sus brotes.