El gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, dijo que hasta el momento no hay información de que la empresa Iberdrola vaya a cambiar su inversión en Puebla para el parque fotovoltaico en Cuyoaco, aunque reconoció que es posible que ocurriera luego de que el corporativo español anunciara la cancelación de un complejo en Tuxpan, Veracruz.

“Iberdrola seguramente está haciendo reconsideraciones de sus inversiones en México, seguramente. No, que yo sepa (no) han hecho cambios o reconsideración de lo que dijo que podría invertir en Puebla. No tengo información al respecto pero sí es un hecho posible”, dijo el gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Explicó que por medio de la secretaria de Economía, Oliva Salomón Vivaldo, buscará entablar comunicación con la firma española, “para que veamos en qué condiciones está, porque Iberdrola tiene una enorme inversión. No sé cuánto tenga en Tuxpan, pero en Puebla sí tiene una gran inversión”.

Actualmente Iberdrola construye una planta fotovoltaica en los municipios de Cuyoaco y Ocotepec conformada por 200 bloques de paneles policristalinos de generación de 1.2 mega wats cada uno, con un área de establecimiento de 755 hectáreas totales. 

Dicha obra inició su construcción en octubre del año pasado y tendrá un costo de 235 millones de dólares. Se prevé inicie operaciones a finales de este año, pero  ha tenido problemas con la Confederación de Trabajadores de México (CTM) por un adeudo de 12 millones de pesos a los trabajadores de la construcción.

Fue antes del inicio de la pandemia, específicamente en febrero de este año, que el presidente de Iberdrola en México, Enrique Alba Carcelén, dio a conocer que analizan la construcción de dos parques fotovoltaicos más en Puebla con una inversión de 8 mil millones de pesos.

Luego de más de tres meses de parálisis laboral y los problemas económicos en México, la empresa española anunció este día la cancelación de la Central de Ciclo Combinado (CCC) en Tuxpan, Veracruz, luego de que presuntamente hubo diferencias con la Comisión Federal de Electricidad.

Dicha central se realizaba con una inversión de 1 mil 200 millones de dólares y generaría 2 mil empleos directos en la región. Su cancelación se da por la falta de acuerdo con CFE para el suministro de gas natural y críticas del presidente Andrés Manuel López Obrador hacia Iberdrola por poseer más de la mitad de los permisos energéticos en el país.