En medio de la inconformidad de las universidades por la nueva Ley de Educación, en el Congreso de Puebla se planteó que las instituciones públicas y privadas cubran el costo total de los trámites de titulación de todos los egresados.

La propuesta es impulsada por Gerardo Islas Maldonado (de Nueva Alianza), uno de los diputados que votó a favor de la norma, se burló de las quejas que generó e incluso bromeó con “nacionalizar” la UDLAP.

El legislador del distrito 22 de Izúcar de Matamoros busca modificar el artículo 137 de la Ley de Educación, aprobada el pasado 15 de mayo por iniciativa del gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Su intención es agregar un último párrafo donde se obligue a las instituciones a cubrir todos los gastos para que los alumnos obtengan su título de forma gratuita.

 “Las instituciones públicas y privadas de educación superior del Sistema Educativo Estatal, absorberán el costo total de los trámites de titulación de los estudiantes del nivel de licenciatura”. advierte el texto que propone.

En su iniciativa el aliancista argumenta que la titulación es muy costosa y muchos estudiantes carecen de recursos económicos para solventarla, lo cual provoca que un gran número de egresados no cuente con un título profesional y esto impide acceder a un empleo.

Su reforma planteada fue enviada a la Comisión de Educación, donde será analizada y, en su caso, aprobada.

Busca prohibir filmación de enfermos graves

Islas Maldonado también propuso prohibir la filmación y difusión de imágenes de personas hospitalizadas en estado de salud grave, por considerar que esto vulnera sus derechos a la privacidad e intimidad.

Esta iniciativa obedece a que en las últimas semanas han circulado múltiples videos en redes sociales de personas infectadas con Covid-19, con los cuales se busca difundir los efectos de la enfermedad y convencer de su existencia, en vista de que muchas personas dudan de su veracidad.

El legislador advierte en su propuesta que las grabaciones sin autorización violan el derecho a la privacidad y afectan la dignidad de los enfermos, ya que son filmados mientras su vida está en riesgo.

Por ello planteó agregar dos párrafos al artículo 44 de la Ley Estatal de Salud, que digan: “los usuarios que sean considerados pacientes en estado crítico, tendrán el derecho a ser tratados con discreción y salvaguardando siempre su condición física, su salud y su identidad”.

“Queda prohibido la grabación y difusión de imágenes o videos de usuarios en estado crítico, por parte de los profesionales, técnicos o auxiliares, sin mediar consentimiento por escrito del usuario o un familiar responsable”.

Las modificaciones serán discutidas y eventualmente aprobadas en la Comisión de Salud del Congreso del estado.