A causa del confinamiento provocado por la emergencia sanitaria de Covid han aumentado los casos de violencia familiar, se han emitido más de 3 mil órdenes de protección para mujeres y 42 víctimas han requerido alojamiento en los albergues, reveló Catalina Aguilar Oropeza, subsecretaria de Prevención de la Discriminación y la Violencia de la Secretaría de Igualdad Sustantiva en Puebla.

“Efectivamente una práctica que Puebla ya tiene para poder proteger los derechos de las mujeres son efectivamente las órdenes de protección, tanto los ministerios públicos como los jueces ya emiten estas órdenes de protección, nosotras tenemos que  hay más de 3 mil órdenes de protección y también tenemos en nuestro refugio más de 42 ingresos en este periodo de pandemia”, detalló.

Mencionó que aún no se cuenta con una estadística sobre el número de feminicidios que se han presentado en lo que va del año en la entidad poblana, ya que el dato oficial lo tiene la Fiscalía General del Estado al encargarse de investigar ese delito.

Detalló que del 8 de enero hasta la fecha se ha dado servicio de acompañamiento telefónico en más de 10 mil 300 casos de mujeres en situación de violencia y presencialmente a más de 900 que han recibido ayuda jurídica, psicológica y médica.

Además se hicieron 2 mil 700 seguimientos para verificar semanalmente cada uno de los casos denunciados y en caso de ser necesario, solicitar la intervención de las dependencias.

Crece violencia de pareja durante confinamiento

Por su parte la secretaria de Igualdad Sustantiva del Estado de Puebla, Mónica Díaz de Rivera, confirmó que durante la emergencia sanitaria aumentó la violencia en contra de las mujeres y fueron las primeras en perder su empleo.

Además de que quienes entraron en un esquema “home office” o trabajo en casa tienen triples responsabilidades, entre ellas cuidar a sus hijos, hacer limpieza y realizar su trabajo.

“Efectivamente se han incrementado porque es una razón prácticamente natural del confinamiento que se exacerban los ánimos cuando llevamos muchos días encerrados con nuestra familia, pero particularmente cuando estamos con nuestras parejas. Al Covid le acompaña la pérdida de empleo que hace muy difícil la convivencia diaria, las mujeres fuimos las primeras en ser despedidas de su trabajo, eso es histórico y somos las que nos dedicamos a cuidar a los hijos”, señaló.

Aseguró que los datos reales se tendrán cuando pase la pandemia porque las mujeres al estar encerradas con su agresor no tienen acceso a hacer una llamada para denunciar o simplemente pedir ayuda, sin embargo se crearon las redes de apoyo hacia la violencia a través de WhatsApp en los números 2223564020 y 2223605590, de lunes a viernes en un horario de las 9:00 a 18:00 horas.