El diputado de Morena Gabriel Biestro Medinilla negó enriquecerse a costa del Congreso de Puebla, retó a sus críticos a denunciar el enriquecimiento que le atribuyen y se dijo dispuesto a ser investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

El presidente del Poder Legislativo afirmó que jamás ha tomado “ni un solo peso” de recursos públicos y acusó que los cuestionamientos a su patrimonio solo buscan desprestigiarlo.

En la sesión ordinaria del pleno de este jueves, por primera vez respondió a las críticas sobre la residencia que construye su hermano Juan Antonio en el fraccionamiento La Concepción Buenavista, en San Andrés Cholula.

El diputado Héctor Alonso Granados (de MC) se refirió al tema para señalar que los legisladores de Juntos Haremos Historia tienen “doble moral”, pues denunció que pregonan la austeridad mientras se enriquecen con el erario.

Biestro Medinilla tomó la palabra para responder que nunca ha tomado algo que no es suyo, ni siquiera “cuando lo ha necesitado”.

Ante las acusaciones de enriquecimiento retó a que se le denuncie formalmente, se dijo abierto a ser investigado y se jactó de estar limpio de delitos.

“Jamás he sacado un solo peso, ni siquiera antes, nunca, ni siquiera cuando he tenido la necesidad se me ha ocurrido tomar algo que no es mío. Que me denuncien, que se busque, que no solo se haga parte de un circo y de un show, que me denuncien, que me busquen en Inteligencia Financiera”, refirió.

A la vez retó sus compañeros a someterse a una investigación de la UIF y advirtió que “a ver cuántos” resisten la prueba.

“Desde aquí se los digo a todos, no tengo absolutamente nada de qué avergonzarme. Jamás he tomado un peso que no sea mío y vámonos sometiendo a la Unidad de Inteligencia Financiera y todo, vamos a ver cuántos de aquí resisten esa prueba de ácido”, alardeó.

PAN ataca por votos

Biestro Medinilla aprovechó para defender al gobierno de Miguel Barbosa Huerta de las críticas de la oposición, especialmente del PAN.

Reprochó que los panistas atacan todo para ganar simpatías y votos con miras a la elección de 2021, pero no proponen nada.

Como se estaba discutiendo la modificación de un punto de acuerdo, reclamó que los diputados del blanquiazul solo buscan obstaculizar las votaciones para denostar y llevar la contra sin ningún sentido.

Por ello exigió a sus compañeros dejar las diferencias políticas y sacar el trabajo adelante, pero al concluir su intervención ya eran las 3:30 de la tarde, se votó la continuidad de la sesión y por mayoría se decidió suspenderla.

Previamente los diputados discutieron varias horas por acusaciones de violencia política, bloqueo legislativo y por los abusos de los gobiernos panistas.