De acuerdo con predicciones del investigador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Jaime Cid Monjaráz, el estado podría alcanzar el pico más alto de casos activos de Covid-19 el próximo 8 de junio y el regreso a la normalidad a partir del día 15 tendrá que ser escalonado y con medidas claras a fin de evitar un repunte.  

Desde un interés personal, explicó el académico del área de la ingeniería electrónica,  ha dado seguimiento a los casos de contagios que se mantienen activos en la entidad pues es una cifra dinámica que da cuenta de qué nivel de riesgo se mantiene entre la población.

A diferencia de los casos totales y los de fallecimientos, que siempre irán al alza, el dato de los casos activos permite identificar cómo va la curva de crecimiento y las predicciones para los próximos días.

Con los datos que hasta ahora muestra la realidad, explicó, se observa que Puebla se ha mantenido en cifras de casos activos cercanos a los 600 y aunque se han registrado aumentos, no han sido de manera exponencial, señaló.

"Se ha mantenido con números incluso a la baja en determinado momento porque esa es una cifra más dinámica: se contagian unos y se recuperan otros o hay fallecimientos", explicó.

De alcanzar la cifra más elevada de casos activos hacia el próximo fin de semana, es previsible que algunas actividades económicas puedan comenzar a reactivarse el próximo 15 de junio como lo prevé el gobierno del estado, indicó.

Sin embargo, para que esto se logre, la ciudadanía debe cumplir con el confinamiento como hasta ahora lo ha hecho y el regreso a las actividades debe realizarse de una manera ordenada y con lineamientos.

"Que no que se confíen:  ah, como ya está cerca el final, volver a lo mismo de antes y propiciar que se infecten más y que se tengan muchas más complicaciones", alertó.

Un factor que en Puebla jugará a favor del regreso escalonado, dijo, es que en el caso de las actividades escolares se tiene previsto que inicien hasta finales de agosto y principio  de septiembre, lo que implica un cambio en la movilidad.

Sobre el comportamiento del Covid-19 en Puebla, Cid Monjaráz destacó que el crecimiento de los datos no ha sido exponencial y que de manera general no se han visto esos escenarios de camas ocupadas que era la preocupación para las autoridades.

"En muchos casos esa era la gran preocupación, que el crecimiento fuera muy alto, muy rápido y que no se pudiera tener la posibilidad de dar atención para todos los que estuvieran infectados", dijo.

Desde la ciencia, agregó, el coronavirus ha generado nuevas oportunidades para identificar la utilidad de las herramientas y ha dejado para los investigadores, diversos aprendizajes.