Respecto a la polémica por la propuesta del presidente nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuellar, para que el INEGI revise el patrimonio inmobiliario y financiero de todas las personas y  la concentración de “poder” de las empresas, el secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en San Lázaro, Saúl Huerta Corona, afirmó que hasta el momento no hay iniciativa formal en el Congreso de la Unión.

El legislador poblano explicó que no se trata de ninguna manera “entrar” a los domicilios de los mexicanos, violar su domicilio, ni molestarlos sin sustento jurídico alguno, pues eso, notablemente iría en contra de nuestra Carta Magna, además de atentar contra el derecho a la propiedad del individuo".

Dijo que, de presentarse la iniciativa, en su calidad de legislador federal, la analizaría y en su momento, si se da el proceso legislativo, votaría  con responsabilidad, conforme a las necesidades de la sociedad y del bienestar de México.

El representante por el Distrito 11 en San Lázaro, explicó que la Carta Magna, en sus artículos 14 y 16 Constitucionales establece garantías  de seguridad, legalidad y certidumbre jurídicas, “por lo que nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, ni podrá ser privado de su libertad o de sus propiedades, posesiones o derechos, salvo procedimiento debidamente fundado y motivado por una autoridad competente”.

Se manifestó a favor en que, “aquellos que tienen mayores riquezas, paguen más impuestos, en revisar y gravar riquezas”, pero instó “tener mucho cuidado, con las iniciativas que se presenten, pues debemos priorizar el bienestar social”.

Destacó que vivimos en un Estado de Derecho, en una república federada, y tiene una ley máxima, que es la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y respeta de manera irrestricta los derechos humanos de los mexicanos.   

Huerta Corona apeló a generar una relación de consenso, para no provocar información tergiversada, que solo ocasiona incertidumbre entre los mexicanos, y eso, es lo que menos necesitamos en un momento de crisis económica y social.

Sostuvo que la ciudadanía debe estar tranquila, pues tenemos un Estado de derecho, la Constitución nos protege y tutela nuestros derechos humanos.

Finalmente afirmó que “no se permitirá que se viole ningún derecho humano consagrado en nuestro máximo ordenamiento legal”.