Tal vez no lo consideremos igual por todas las restricciones que se nos han impuesto, pero para la naturaleza el término cuarentena se ha venido asociando cada vez más a ‘beneficio’, pues ante la ausencia de personas por las calles, turistas en las playas, basura en el suelo y menos tráfico, la calidad del ambiente nos ha dejado apreciar la belleza que estaba oculta en los sitios naturales.

La contingencia causada por el Covid-19 ha ocasionado que millones de personas alrededor del mundo se resguarden en sus casas, cosa totalmente positiva para que el medio ambiente pueda darse un respiro.

Ejemplo de esto son las playas de Acapulco, las cuales lucen completamente limpias y con aguas que han retornado a su color cristalino.

Las primeras imágenes no son netamente recientes (de este mes), pero es un claro ejemplo de que el beneficio para la naturaleza ha sido más que evidente.

En redes sociales incluso han bromeado un poco sobre la situación, pues debido al espectacular color del agua en Acapulco, han comparado este sitio vacacional, conocido por estar siempre saturado, con el caribe mexicano.

“No amigo, no es Cancun, no es Los Cabos, es Acapulco sin bañistas y sin basura, que hermoso es nuestro puerto”, se lee en algunas publicaciones.

 

Foto: Twitter