El denominado home office, producto de las medidas para el distanciamiento social ante la epidemia de Covid-19, ha incrementado mayores molestias músculo-esqueléticas en los trabajadores que desempeñan esta función, como señaló el especialista en capacitación de seguridad laboral, Nelson Gutiérrez.

A través de un comunicado, detalló que 86 por ciento de los trabajadores en el hogar ha reportado alguna “incomodidad” generada por su mobiliario o equipamiento.

En tanto que 35 por ciento de los días de reposo médico generados por enfermedad común, son resultado de lesiones músculo-esqueléticas.

Además, indicó que trabajar en la misma postura o permanecer sentado durante periodos prolongados no es para nada saludable, ya que es necesario cambiar la posición de trabajo con frecuencia durante el día así como realizaron unos pequeños ajustes a las sillas o respaldos.

Gutiérrez recomendó realizar estiramientos en dedos, manos y torso, así como en el cuello:

“Levántese y camine por unos minutos periódicamente; realice algunas tareas de pie: informática, lectura, teléfono o reuniones”.

También sugirió posicionar el monitor de la computadora directamente de frente hacia la persona a menos de 50 centímetros de distancia, establecer debajo del escritorio o mesa un espacio suficiente para piernas y mantener una circulación del aire adecuada.

Otra de las recomendaciones fue minimizar el resplandor de las fuentes de techo como lámparas, escritorio y ventanas sobre la pantalla de la computadora y evitar distractores como el ruido excesivo, niños y las mascotas.

Foto: Guía de Fisioterapia