El ingenio en esta cuarentena por parte de los comerciantes es evidente, ya que no han dejado morir sus negocios y hasta se han unido para crear ingeniosas ideas como la del club de stripers “Lucky Devil Lounge”, Shon Boulden.

El negocio se vio afectado por la necesidad del distanciamiento entre chicas y clientes, pero al dueño le llegó una atrevida propuesta del propietario de un negocio de comida para que ambos establecimientos sigan operando y tengan ganancias en esta cuarentena.

En Oregon, Estados Unidos, es donde está el club de desnudistas, el cual sigue operando pero al aire libre y sus clientes ven el show mientras esperan su comida respetando la sana distancia.

Así se creó un auto-servicio en donde las personas pueden disfrutarlos bailes por parte de las stripers, esto mientras esperan una orden de comida y respetan la sana distancia.

El dueño de un pequeño establecimiento fue el que le planteó la idea al propietario del club nocturno, quien al principio lo tomó como una broma.

Al final aceptó y transformó el estacionamiento de su club de stripers en un autoservicio, esto con ayuda de carpas, barricadas y algunas máquinas de humo.

¿Cómo funciona?

El cliente hace su pedido en el carro y el DJ reproduce una canción. Varias stripers, equipadas con guantes y cubrebocas, comienzan a bailar en lo que dura la rola y mientras la orden de comida es llevada hasta el cliente a bordo de su automóvil, a quien además le obsequian un rollo de papel higiénico por escoger el autoservicio.

El negocio se han convertido en un éxito, ya que tienen clientes esperan su turno a bordo de su automóvil. Se menciona que hay clientes van tres veces al día por comida.

“La gente está muy entusiasmada… Están felices de ver a otros seres humanos y de obtener la experiencia del club de striptease”, mencionó Boulden a Fox News.

Y hasta entrega a domicilio hacen