Los diputados del PAN y Juntos Haremos Historia culparon mutuamente a sus gobiernos de la inseguridad en Puebla, además de que se enfrascaron en una discusión por la utilidad y costo de Ciudad Modelo Audi.

En la sesión virtual de la Comisión Permanente realizada este miércoles, legisladoras de Morena y PT insistieron que la delincuencia y la violencia que azotan al estado no son culpa del gobierno de miguel Barbosa Huerta, sino una herencia de las gestiones de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad.

Tonantzin Fernández Díaz y Vianey García Romero (de Morena), así como Guadalupe Muciño Muñoz (del PT), denunciaron que la complicidad entre autoridades, la protección a criminales y la corrupción, dispararon la impunidad y la inseguridad en la entidad, pero presumieron que esto ya se combate y disminuye.

La panista Mónica Rodríguez Della Vecchia negó que la delincuencia vaya a la baja y acusó que las cifras más recientes de incidencia delictiva del SESNSP exhiben lo contrario.

En esto coincidió José Juan Espinosa Torres (del PT), quien atribuyó el aumento de delitos a la llegada de personajes de otros estados a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y una mala estrategia.

El exalcalde de San Pedro Cholula denunció que los funcionarios “foráneos” desconocen el estado y no han dado resultados, tal como lo muestran las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), que dan cuenta de un alza en robos, homicidios, violencia familiar y feminicidios durante el primer trimestre del año.

PRI reclama falta de resultados

El priista Nibardo Hernández Sánchez intervino para exigir a las dos facciones aceptar que todos tienen responsabilidad y preocuparse por solucionar el problema, aunque también aprovechó para criticar al gobierno de Morena.

El miembro del Movimiento Antorchista reclamó que en campaña los morenistas “decían tener una solución mágica a todos los problemas”, pero ahora culpan de la falta de resultados a las administraciones pasadas.

La discusión se derivó de tres puntos de acuerdo, en los cuales se exige a Barbosa Huerta, la SSP y los 217 municipios a tomar acciones inmediatas contra la inseguridad.

El primer exhorto aprobado demanda frenar el robo a casa habitación y negocio; el segundo, a facilitar la llegada de la Guardia Nacional a los municipios, mientras que el tercero pide reforzar la vigilancia en la carretera Tlaxco-Tejocotal, que cruza por los municipios de Chignahuapan, Zacatlán, Ahuazotepec y Huauchinango.

Chocan por Ciudad Modelo

En otro punto de la sesión hubo otro enfrentamiento por la viabilidad, beneficios y costo de Ciudad Modelo, ubicada en inmediaciones de la planta armadora de Audi.

Esta se derivó de un punto de acuerdo para solicitar a Barbosa Huerta que gestione con el gobierno federal la declaratoria de Zona Económica Especial para los municipios de San José Chiapa, Rafael Lara Grajales, Nopalucan, Soltepec y Mazapiltepec.

Fernández Díaz y García Romero señalaron que el exhorto busca detonar el desarrollo económico de la región, pues acusaron que Ciudad Modelo resultó ser un “elefante blanco” del gobierno de Moreno Valle, igual que otras obras de “relumbrón”.

Aunque en todo momento estuvo a favor del punto de acuerdo, Rodríguez Della Vecchia defendió que la instalación de Audi y Ciudad Modelo son un “logro histórico” del ahora difunto exgobernador, presumió que la historia le atribuirá esa la inversión trasnacional y advirtió que difícilmente los gobiernos de Morena obtendrán algo así, ya que —acusó— a nivel federal el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha encargado de ahuyentar las inversiones.

Espinosa Torres salió en defensa del presidente, aunque no del Barbosa Huerta, a quien reclamó por ordenar que Ciudad modelo continúe administrada por un Organismo Público Descentralizado (OPD) a pesar de que en campaña prometió eliminarlo, igual que sus compañeros de coalición, pues denunciaron que violentaba la autonomía municipal.

Guadalupe Muciño Muñoz (del PT) aseguró que el gobierno estatal sí atrae inversiones, aunque no dio ejemplos y solo remarcó que los proyectos son en pro de la economía y no “para enriquecer a unas familias de un día a otro”.

No se refirió a alguien en específico, pero hay múltiples señalamientos sobre Pablo Rodríguez Regordosa (esposo de Rodríguez Della Vecchia), respecto a que hizo negocios con la llegada de Audi cuando fue secretario de Competitividad y Desarrollo Económico con Moreno Valle.

Al final de la discusión el punto de acuerdo fue aprobado por unanimidad, igual que los exhortos sobre inseguridad que previamente provocaron la discusión.