La actividad económica en Puebla cerró  2019 con un desplome del 4.1 por ciento con relación al mismo periodo del año anterior, convirtiéndose en el quinto estado con peores resultados en este rubro a nivel nacional, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Sobre la información publicada este día en el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE), el académico Anselmo Chávez Capó, de la licenciatura en Administración Financiera de la Upaep, consideró que los principales factores fueron la contracción del mercado automotriz, del que Puebla es dependiente,  y  la inseguridad.

Los números al final del año

El último informe del ITAEE correspondiente al cuarto trimestre del 2019 (octubre-diciembre), ubica a Puebla como el quinto estado con mayor variación negativa en la actividad económica con relación al mismo periodo del año próximo anterior.

El decrecimiento de 4.1 por ciento de Puebla es igual al de Guerrero y se ubica apenas por encima de Zacatecas (-4.2); Morelos (-7.1); Oaxaca (-7.2) y Baja California Sur (-15.4), que fueron los estados con mayor variación negativa de la actividad económica.

Esta situación contrasta con Colima (5.3); Tabasco (2.7); Veracruz (1.5); Ciudad de México (1.4); o Tamaulipas (1.2) que obtuvieron un crecimiento considerable respecto a cómo cerraron económicamente el 2018.

Puebla también ocupó el penúltimo lugar en aportación a la estadística nacional, pues tiene  .14 por ciento en la variación del país, que en la actividad económica al cierre del 2019 también tuvo un decrecimiento del 0.5 por ciento.

Por sector, Puebla registró una caída de .6 por ciento en actividades primarias como el sector agropecuario; en la actividad secundaria,  referente a la industria, cayó 8.7 por ciento; mientras que en actividad terciaria,  referentes a los servicios, la variación fue de -1.9 por ciento.

Inseguridad e industria automotriz

 Chávez Capó, explicó en entrevista con e-consulta que el tema de la actividad económica es multifactorial y, en el lapso al que hace referencia el estudio, refleja la contracción que vivió en ese periodo la industria automotriz, que es uno de los principales motores económicos en Puebla.

"El estado depende en una parte muy importante de la industria automotriz y como ha habido una contracción esto ha ocasionado que nosotros tengamos un decrecimiento en nuestra actividad económica, principalmente se da en función de eso", explicó.

Señaló que además de la dependencia de empresas como Volkswagen, la economía está íntimamente relacionada con el tema de la seguridad, por lo que el aumento de hechos delictivos resulta negativo para la industria.

"Podemos encontrar factores como lo podría ser la inseguridad que también está ocasionando de manera directa un decrecimiento . Yo podría considerar que son dos factores, el decrecimiento de la actividad económica y el aumento de la inseguridad", consideró.

Pronosticó que los resultados del próximo ITAEE, del primer trimestre del 2020, no serán mejores que el ya publicado pues se empezarán a ver los efectos negativos del Covid-19, además de que  la situación será peor toda vez que las medidas para amortiguar el golpe económico son insuficientes.

Criticó el régimen de créditos a la palabra que entregará el gobierno federal, pues a pesar de tener una tasa de interés que va del 6 al 10 por ciento, consideró que son insuficientes pues 25 mil pesos no son un apoyo que ayude mucho y porque los intereses tendrían que será cercanos al cero por ciento.

"Requerimos de una política pública que ayude a fomentar el empleo pero el punto es que si se está manejando desde el punto de vista de programas de apoyo, estamos hablando de 3 millones de créditos de 25 mil pesos, eventualmente eso va a tener un costo para el empresario porque son tasas del 6 al 10 por ciento y 25 mil pesos te podrían servir para una o dos semanas", expuso.