La Auditoría Superior del Estado (ASE) investiga a 24 empresas que supuestamente no existen, pero cobraron 755 millones de pesos de obra pública durante los gobiernos estatales panistas.

El titular Francisco Romero Serrano advirtió que las compañías fueron parte de una estrategia para simular obras, pues se realizaron licitaciones, contratos y hasta auditorías, pero los trabajos nunca se hicieron.

A esto añadió que algunos procesos de licitación fueron amañados, los contratos se pagaron a sobre precio y también se simuló la competencia, ya que en algunos concursos participaron solo empresas de los mismos dueños.

Aunque es probable la complicidad de exfuncionarios, el auditor señaló entrevista que por ahora solo se persigue a las empresas y de ahí se extenderán las indagatorias hacia la administración pública.

Entre los principales hallazgos hasta ahora, destaca el hecho de que las 24 empresas involucradas son “fantasma”, pues señaló que ninguna se encuentra en su supuesto domicilio fiscal.

Aunque no precisó el número de obras que se contrataron y no se hicieron, sostuvo que el monto de los 755 millones de pesos se repartió entre el sexenio de Rafael Moreno Valle y el año y diez meses de gobierno de Antonio Gali Fayad.

También afirmó que todas las compañías trabajaran específicamente para el gobierno estatal, ya que no hay contratos con algún municipio, órganos descentralizados, universidades o institutos del estado.

No obstante, se reservó los detallar las dependencias gubernamentales que otorgaron los contratos, pues refirió que las investigaciones apenas comienzan y concluirán en unos seis meses.

 

Van por despachos externos

Romero Serrano insistió también en que se buscará sancionar a los despachos de contadores externos que realizaron auditorías a modo para beneficiar a secretarios, alcaldes y universidades.

De estos no proporcionó detalles sobre las investigaciones y únicamente dijo que también se detectó que simulaban revisiones solo para que los sujetos obligados cumplieran con el trámite ante la ASE y, a pesar de las anomalías, fueron avaladas por su antecesor, David Villanueva Lomelí.

De acuerdo con el auditor, en una primera etapa se detectaron diez despachos, a los que ya se les retiró el permiso para fungir como auditores externos.

La semana pasada aseguró que los despachos están ligados a los exdiputados locales panistas Eukid Castañón Herrera, Jorge Aguilar Chedraui y Patricia Leal Islas; al actual diputado local del PT, José Juan Espinosa Torres y José Luis Márquez Martínez, exsubsecretario de Gobernación en el gobierno interino de Guillermo Pacheco Pulido.

Sin embargo Aguilar Chedraui y Espinosa Torres negaron los señalamientos y acusaron persecución desde la Auditoría Superior.

Foto: Especial