Los diputados de Juntos Haremos Historia en el Congreso de Puebla se negaron a exigir al gobierno estatal insumos médicos para enfrentar el Covid-19 y bloquearon el punto de acuerdo promovido por el PAN.

Los diputados de Morena, PT y PES rechazaron este viernes hacer el llamado al gobernador Miguel Barbosa Huerta con el argumento de que ya está garantizado el abasto de insumos y medicamentos.

A pesar de las recientes protestas y amparos de personal médico por la falta de insumos, los legisladores afines al mandatario afirmaron que la petición era innecesaria porque el problema ya fue atendido.

La solicitud presentada en la sesión virtual de la Comisión Permanente consistía en exigir al gobierno estatal el abasto de medicamentos en hospitales, insumos de protección para el personal y equipo médico para atender a los pacientes infectados.

El exhorto fue propuesto por la panista Mónica Rodríguez Della Vechia, quien solicitó que se dispensara el trámite de enviarlo a comisiones y pidió que se pusiera a votación en la misma sesión.

Con cinco votos en contra, tres a favor y una abstención, se rechazó su solicitud y se mandó a análisis de la Comisión de Salud, que podrá analizar el punto de acuerdo hasta que quiera.

En contra de la petición de insumos votaron Vianey García Romero, María del Carmen Saavedra Fernández e Iliana Paola Ruiz García (de Morena); Guadalupe Muciño Muñoz (PT) y Gerardo Islas Maldonado de (Nueva Alianza).

A favor votaron Rodríguez Della Vecchia, el priista Nibardo Hernández Sánchez y Carlos Moráles Álvarez, de Movimiento Ciudadano (MC).

Miguel Trujillo de Ita (del PES), votó en abstención con el argumento de la dispensa de trámites debe acordarse de manera previa entre los coordinadores de las bancadas en la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo).

De acuerdo con el gobierno del estado, en Puebla hubo un repunte de Covid-19 entre jueves y viernes, pues en un día se confirmaron 30 nuevos contagios y 9 defunciones, para acumular 457 y 94, respectivamente.

Hasta este viernes había 164 personas hospitalizadas, de las que 35 reportan un estado de salud crítico, pero negaron una saturación de los servicios médicos.