Un elemento de la Policía Municipal de Tulcingo de Valle murió tras recibir un balazo en la cabeza que salió del arma de cargo de uno de sus compañeros, el cual presuntamente accionó el arma de forma accidental cuando iban patrullando.

Tres elementos de dicha corporación circulaban a bordo de una patrulla tipo pick up por un camino de terracería realizando patrullajes preventivos para inhibir delitos, según explicó uno de los uniformados.


Dos de los policías iban dentro de la cabina, uno al volante y otro como copiloto, mientras que un tercer uniformado iba en la batea, siendo este último quien presuntamente accionó por accidente su arma de cargo a causa del movimiento provocado por el accidentado camino.

La bala que disparó se alojó en la cabeza del uniformado que respondía al nombre de Javier Sánchez Rosada, de 55 años de edad, quien iba al volante y tras recibir el disparo en la cabeza perdió el control de la unidad y terminó volcándose.

Tras estos hechos el policía responsable del disparo se dio a la fuga y dejó en el lugar a uno de sus compañeros sin vida y al otro herido a causa de la volcadura, siendo atendido posteriormente por paramédicos.

Los elementos de la Agencia Estatal de Investigación se encargaron de realizar las diligencias de levantamiento de cadáver e iniciaron con las pesquisas para esclarecer lo ocurrido y ubicar al uniformado prófugo, a menos hasta confirmar si en verdad fue un accidente.