En Puebla se prevé un alza en la violencia de género durante la cuarentena por Covid-19, pues el aislamiento en casa representa para muchas mujeres y niñas estar más tiempo con sus agresores.

Mientras el gobernador Miguel Barbosa Huerta reveló que ordenó priorizar la “conciliación” en los casos de violencia familiar, las diputadas locales Rocío García Olmedo (del PRI) y Mónica Lara Chávez (del PES), demandaron una estrategia que garantice la seguridad y la atención de víctimas.

Ambas advirtieron que durante marzo y abril se podría registrar un incremento en violencia familiar, violación, lesiones y acoso sexual, ya que la mayoría de casos se dan en el entorno familiar, entonces consideraron urgente una campaña de difusión para incentivar la cultura de la denuncia.

García Olmedo alertó que el inicio de año trajo consigo un alza en los delitos contras las mujeres, por lo cual reprobó que el mandatario se muestre omiso ante esta situación y generalice afirmando que en los hogares “hay amor y valores”.

Aumentan delitos contra mujeres

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), al comenzar 2020 aumentaron hasta 250 por ciento algunos delitos contra mujeres, por lo que se teme que la tendencia se dispare todavía más en los meses de aislamiento.

Los datos existentes solo incluyen enero y febrero, ya que hasta finales de abril se conocerán los de marzo, el mes en el que oficialmente se declaró la cuarentena en Puebla.

El feminicidio en Puebla aumentó 250 por ciento de un mes a otro, ya que en diciembre se contabilizaron dos, pero en enero 7. Para febrero fueron 10, es decir, que hubo otro aumento del 42 por ciento respecto al mes anterior.

Por violación hubo 58 carpetas de investigación en diciembre y 64 en enero (10.3 por ciento más), pero en febrero sumaron 77, lo que representó un alza del 20.3 por ciento.

En abuso sexual la tendencia es similar, pues en diciembre hubo 53 casos, en enero 62 y para febrero se reportaron 84, mientras que por acoso sexual se contabilizaron 20, 16 y 34 en el mismo orden.

Las investigaciones por violencia familiar en diciembre sumaron 728, para enero fueron 738 y en febrero llegaron a 795.

Las llamadas de emergencia al 911 relacionadas con la violencia contra la mujer aumentaron 22.7 por ciento, ya que enero sumó 920 y en febrero pasaron a 1 mil 129.

Reprueban criterio de conciliación

Por lo anterior García Olmedo reprobó que el gobernador Miguel Barbosa Huerta priorice la conciliación entre víctimas y agresores con el argumento de que no es momento para confrontar.

La crítica de la priista se debe a que el mandatario reveló el jueves que ordenó a la policía tener una “tolerancia enorme” en los casos de violencia contra las mujeres.

“La Secretaría de Seguridad Pública tiene un número especial recibiendo quejas de mujeres y acudimos a los llamados, ¿a qué?, pues a conciliar, porque no es el momento de la confrontación, no ante una llamada de alguien se va a llegar a irrumpir un domicilio, a tirar una puerta y a extraer a alguien… no, no, no, no, la instrucción que yo he dado es que es el momento de la firmeza, pero una firmeza con una enorme tolerancia, enorme tolerancia”, refirió ante los cuestionamientos por el posible incremento de la violencia de género.

El mandatario incluso aseguró que las familias “sí resisten” pasar mucho tiempo juntos porque “hay amor y valores”.

“Dicen que las familias y las parejas no resisten la convivencia de un periodo tan largo, en tiempos tan largos diarios, (pero) no, sí la resisten, porque hay amor, porque nuestras familias son familias de valores, porque todos sabemos que son tiempos de emergencia donde hay que expresar el amor por nuestras parejas y por nuestros hijos”, argumentó.