Un enfermero italiano estranguló a su novia hasta matarla luego de acusarla, sin fundamento alguno, de haberlo infectado con el coronavirus, como informaron medios locales.

Antonio De Pace, de 28 años de edad y habitante de Sicilia, llamó a la policía el pasado martes y confesó haber matado a su pareja, Lorena Quaranta, doctora de 27 años. Al llegar a su apartamento, los agentes encontraron a la joven muerta y al hombre tirado en el piso con las muñecas cortadas.

"La maté porque me pegó el coronavirus”, señaló el enfermero a los investigadores después de ser detenido.

Más tarde, los fiscales descubrieron que tanto De Pace como Quaranta habían dado negativo al virus, por lo que calificaron las acusaciones del enfermero como “tonterías”.

Ambos trabajaban en un hospital siciliano que actualmente se encuentra combatiendo la pandemia. De Pace, quien aparentemente habría intentado suicidarse, fue trasladado de urgencia a ese centro médico, donde sus colegas le salvaron la vida.

Días previos a su muerte, Quaranta había estado activa en su página de Facebook, donde comentaba los desafíos que enfrenta el personal médico en Italia

"Ahora más que nunca necesitamos demostrar responsabilidad y amor por la vida. Deben mostrar respeto por ustedes mismos, sus familias y el país”, escribió la joven. “Deben pensar y recordar a aquellos que dedican sus vidas diariamente a cuidar a nuestros enfermos”.

 

El homenaje a su labor

Tras darse a conocer el asesinato de la joven médico, distintos vecinos de su lugar de residencia le rindieron un mensaje de despedida a manera de homenaje por su incansable labor.

En los balcones y puertas de zonas aledañas a su domicilio se colocaron sábanas blancas para venerar a quien combatiera en primera fila la pandemia por coronavirus que ha azotado con especial fuerza a Italia.

 

Foto: Facebook / Lorena Quaranta