El gobernador señaló que, a diferencia de otros estados, en Puebla no habrá ley seca, al considerar que la medida podría provocar mayor tensión entre la población que debe permanecer resguardada en su domicilio por lo menos hasta el 30 de abril, y se generaría un conflicto social.

Barbosa refirió que no existe ningún acuerdo de la federación para que se impida la venta de bebidas alcohólicas, más bien, cada estado es autónomo en tomar ese tipo de determinaciones.

El mandatario apostó a que sea la propia sociedad la que regule su conducta durante la cuarentena y así no generar otro conflicto.

“No lo vemos así en el gobierno del estado; si otros estados lo deciden, ya es decisión de ellos. Vamos a estar recomendando, vamos a estar vigilando la regulación y la autoregulación de la venta de bebidas”, apuntó.