Debido a la contingencia del coronavirus (COVID-19), el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, informó que las empresas dedicadas a la producción de cerveza y bebidas alcohólicas en el estado deberán cerrar sus puertas, pues se consideran como productos no esenciales.

De acuerdo con el portal de Radio Fórmula, la medida parte de la declaración de emergencia sanitaria de fuerza mayor emitida por el Gobierno Federal, la cual también incluirá la distribución de bebidas alcohólicas, que dará inicio a partir del próximo 3 de abril en el estado del norte.

“No dije que habrá ley seca, dije que las empresas cerveceras no trabajarán, por lo tanto no habrá distribución de alcohol o de cervezas y si no hay distribución tampoco habrá venta a partir del día 3”, explicó Jaime Rodríguez durante una conferencia de prensa.

De acuerdo con usuarios de redes sociales, el anuncio provocó la compra masiva de bebidas en esa entidad ante la eventual prohibición.