En estos últimos días de marzo, el gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador decidió impulsar la Jornada Nacional de Sana Distancia como medida para evitar el contagio de coronavirus (Covid-19), y así prevenir un mayor número de casos de, además de declarar la emergencia sanitaria en el marco de fuerza mayor.

Esto se da cuando existen situaciones excepcionales como son los mil 094 casos de Coronavirus y las 28 muertes que ha dejado en la entidad.

De acuerdo con el artículo 184 de la Ley General de Salud, en caso de emergencia sanitaria que provoca el COVID-19 pueden aplicarse señalamientos como dictar medidas sanitarias sobre reuniones de personas, la entrada y salida de las mismas en las poblaciones y las medidas higiénicas especiales, como la regulación del tránsito terrestre, marítimo y aéreo.

Para esta ocasión, han sido 7 puntos iniciales en Medidas del Consejo de Salubridad:

  1. Suspensión inmediata del 30 de marzo al 30 de abril de actividades no esenciales en los sectores público, privado y social.
  2. En los sectores esenciales se deberán aplicar acciones.
  3. No reuniones de más de 50 personas, lavado de manos, saludo a distancia, estornudo de etiqueta.
  4. Exhorta a toda la población en territorio mexicano, incluida la que arriba al País, a cumplir el resguardo domiciliario COVID-19.
  5. El resguardo domiciliario se aplica de manera estricta a mayores de 60 años y con enfermedades crónico-degenerativas, así como embarazo. Independientemente de si su actividad se considera esencial, sea sector público o privado COVID-19.
  6. Una vez terminadas las medidas, luego del 30 de abril, la SSA, junto con la SE y ST emitirá lineamientos para el regreso escalonado.
  7. Se deberán postergar, hasta nuevo aviso, todos los censos y encuestas que involucren la movilización de personas.

Estos señalamientos deberán aplicarse con apego a los Derechos Humanos.

 

En cuanto al ámbito internacional

En medio del brote de una enfermedad pueden surgir afectaciones que impliquen a más de un país, para ello la Organización Mundial de la Salud (OMS) usa el término de "emergencia de salud pública de interés internacional", ya que se necesita una estrategia internacional y coordinada para enfrentar la pandemia.

Debido a esto, la emergencia sanitaria (PHEIC, por las siglas en inglés) se declara una vez que dicha enfermedad tiene un impacto serio en la salud pública, que generalmente resulta inesperado y es una de sus características principales.

La decisión de que se declare una emergencia de salud pública viene por parte del director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien debe estar al pendiente de sus declaraciones.

Antes de realizar la declaratoria internacional, las normas sanitarias de esta organización precisan que se debe de convocar al Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario en casos muy difíciles.

A este grupo asisten expertos y representantes de los países que han externado sobre la presencia de la enfermedad. Es ahí donde se revisan los resultados de laboratorio y se busca el origen y los riesgos de muertes, mismas que los Estados están obligados a notificar.

 

Foto: Twitter / La Historia