La coordinadora de los diputados federales del PRD, Verónica Juárez Piña, aseguró que las declaraciones del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, respecto a que el Covid-19 solo afecta a personas de la clase acomodada, fomentan la división entre los grupos sociales.

Calificó como reprobables las expresiones de Barbosa Huerta, quien afirmó que el Coronavirus ataca a la “gente acomodada” y “los pobres somos inmunes“; lo que evidencia no sólo ignorancia de las características del virus y de las formas de contagio; sino una conducta inadecuada porque fomenta la división entre la sociedad. “Lo que menos necesitamos en esta crisis en una confrontación social”, añadió.

De igual manera, manifestó su desacuerdo con las expresiones de Ricardo Salinas Pliego, el empresario dueño de TV Azteca y Elektra, quien pidió apoyar al presidente ante las críticas de la “oposición fifí”.

“No ayudan al presidente ni a su gobierno quienes, en afán de seguir beneficiándose de los recursos públicos, como es el caso de Salinas Pliego, descalifican los llamados y las propuestas de quienes desde distintos ámbitos de la sociedad se esfuerzan por buscar alternativas para proteger a la población y le demandan al Estado Mexicano que asuma su responsabilidad”, resaltó la Diputada Federal por Jalisco.

En ese sentido, convocó a todas y todos a actuar con serenidad, responsabilidad y racionalidad para evitar este tipo de situaciones, que podrían implicar el riesgo de una mayor conflictividad social a la que ya vive el país desde hace muchos años.

La bancada del Sol Azteca exhortó a las autoridades y a la sociedad en general a no incurrir en discriminación o “linchamiento social” alguno e hizo un llamado a todas y todos a actuar con responsabilidad para poder salir de la crisis y evitar que la agudización de los problemas que traerá consigo rompa el tejido social o provoque la descalificación contra quienes demandan al gobierno haga lo necesario para proteger a la población.

“Nuestro Grupo Parlamentario enfatiza particularmente este llamado a las autoridades, pues en ellas está la máxima responsabilidad una vez que el país entró a la segunda fase de la pandemia, por lo cual se prevé una mayor cantidad de contagios y enfermos, y, consecuentemente, mayor tensión social”, concluyó.