Tal vez en alguna ocasión llegaste a ver Wall-e, la película de Disney estrenada en 2008 que cuenta la historia de un robot encargado de limpiar la basura en el planeta tierra luego de que ésta se hiciera inhabitable para los seres humanos.

En ella podemos ver que Wall-e hace hasta lo imposible para resguardar una planta que encontró entre tanto escombro.

Si bien, se trata de una película moralizante-futurista, existen cosas negativas que en la actualidad ya podemos ver.

En un intento por rescatar suministros y cosas de alta importancia a nivel mundial, hace algunos años se creó la Bóveda Global de Semillas, situada en el interior de na montaña en el archipiélago de Svaldbard, Noruega.

El objetivo de este gran bunker es salvaguardar la biodiversidad de las especies de cultivos que sirvan como alimento en caso de ocurrir una catástrofe mundial.

También es conocida como la cámara del fin del mundo y es capaz de resistir terremotos, bombas y otros desastres.

Recientemente, se reveló que se añadieron a ella 60 mil semillas, depósito que fue herencia de la Nación Cherokee, tribu indígena más grande reconocida federalmente en los Estados Unidos.

Dicha tribu cuenta con más de 370 mil ciudadanos tribales en todo el mundo (la mayoría se encuentran en Oklahoma) y donó nueve cultivares antiguos: semillas tradicionales que se han utilizado durante innumerables generaciones, anteriores a los asentamientos europeos en los Estados Unidos. 

Para leer la nota completa, haz click aquí.

 

Foto: Twitter / Ozymandias