El presidente de la FIFA Gianni Infantino habló ante los medios de comunicación y expresó que se encuentra triste por la detención del fútbol a nivel mundial, pero priorizó la salud sobre todas las cosas y aseguró que no volverá ninguna liga a la normalidad, hasta que las autoridades lo indiquen.

"Primero la salud y luego todo lo demás. Y lo demás, para los directivos, es esperar lo mejor y prepararse para lo peor. Sin pánico, hay que decirlo claro. Se jugará cuando se pueda sin poner en peligro la salud de nadie. Las Federaciones y las Ligas deben seguir las recomendaciones de los gobiernos" expresó Infantino.

Además, aseguró que esta situación ha provocado crisis en diversos países, pero con solidaridad y cooperación, podrán salir adelante pese a cualquier circunstancia.

"Hemos demostrado espíritu de cooperación y solidaridad con Europa y Sudamérica. Ahora hay que pensar en el calendario de las selecciones y en las decisiones sobre la regulación del estatus de los jugadores y los fichajes. Hay que pensar en proteger los contratos. Hacen falta medidas duras, pero no hay otra opción. Todos tendremos que hacer sacrificios".

Para finalizar, Infantino compartió que sigue en contacto con autoridades sanitarias para estar a la orden cuando se necesite, incluso todas las ligas en el mundo deberán asegurar que llevan un protocolo adecuado para disputar los juegos y en caso de no mantener informada a la FIFA, habría sanciones ejemplares para los directivos.