Mediante una manifestación a las afueras del Tribunal Superior del Estado familiares de Sergio Rivera Hernández, ambientalista desaparecido en la Sierra Negra, exigen que el caso en la Fiscalía de Tehuacán se lleve conforme a derecho además exigen respeto a sus usos y costumbres y protección para los testigos.

Martín Barrios Hernández de la Comisión de Derechos Humanos y Laborales del Valle de Tehuacán indicó que después de denunciar públicamente a Mario Cortés Aldama, juez que lleva el caso del ambientalista, él mismo presentó su renuncia, pero fue rechazada porque no había más magistrados disponibles, situación que molestó a los activistas.

Dijo que otras de sus exigencias son la protección a los testigos que señalan a los involucrados en la desaparición, la cual se ha dado durante el proceso del juicio, sin embargo, sugirió que sea incluso después, ya que temen por la integridad de las personas.  

Asimismo, dijo que esperan que lo que resta del juicio se lleve de la mejor manera y se respete el idioma náhuatl de los testigos, además de sus usos y costumbres.