El pasado jueves trascendió que Renato Ibarra, futbolista acusado por golpear a su esposa embarazada, fue cesado por el Club América, equipo donde militaba desde 2016 y con quien ahora ha roto todo tipo de relación.

De acuerdo con un comunicado publicado a través de redes sociales, el club azulcrema ha contribuido a “erradicar la violencia de género y a promover una cultura de respeto hacia las mujeres”; palabras más, palabras menos, esto no se ha reflejado con los jugadores que integran su plantel.

 

Un violador en tu camino

El pasado diciembre, futbolistas Sub 17 del club fueron severamente criticados debido a la burla que hicieron del performance ‘Un violador en tu camino’, una composición chilena realizada por un colectivo feminista como protesta ante la violencia de género vivida en su país.

Este tema tuvo tanto éxito, que se expandió a distintas partes del mundo y México no fue la excepción, pues algunos colectivos que defienden la misma causa lo replicaron en distintas plazas públicas del país.

Sin embargo, eso no detuvo a Omar Antonio Lomelí HernándezAziel Torres Hernández, Osciel Orlando Anaya De La Guardia y Daniel Jared Hernández Osorio, ya que parodiaron este performance e incluso grabaron un video desde los vestidores del club.

Para este caso, la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) consideró suficiente realizar una multa económica y la suspensión de un partido a los juveniles, sanción imputada 2 semanas después de que subieran el video.

 

Golpeó, insultó, sobornó… y quedó libre

Ahora, 3 meses después de ese escándalo, el ecuatoriano Renato Ibarra volvió a dejar mal parado al club de Coapa no sólo por la ‘tentativa de feminicidio’ de la que se le acusó, sino porque, además, intentó sobornar con 20 millones de pesos a los policías para no ser detenido y porque su caso quedó, como muchos, casi impune: hoy está libre.

Ibarra obtuvo su libertad la noche del pasado jueves luego de que se determinara su situación. Puede llevar su proceso en libertad, pues la juez Esperanza Medrano Ortiz decretó una medida cautelar distinta a la prisión preventiva.

El América puede profanar lo que quiera, incluso prometer capacitación en perspectiva de género, situación de la violencia contra las mujeres y nuevas masculinidades para sus futbolistas, pero mientras sus acciones dejen de lado el discurso, la etiqueta autoproclamada de ‘equipo más grande’ resulta hasta mediocre.

 

Foto: Capturas de pantalla Twitter y Club América