Sin denunciar a las autoridades quedaron siete de cada 10 tomas clandestinas en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) que fueron detectadas en Puebla durante 2019.

La extracción de Gas Licuado de Petróleo (LP) abarca la mitad de los robos detectados en la entidad el año pasado, mientras que el resto tiene que ver con robo de gasolina, diésel y otros derivados.

Así lo dio a conocer el Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (IGAVIM) en un reporte que contiene cifras de la empresa petrolera obtenidas a través de solicitudes de información pública.

 

Denuncian apenas el 35%

De acuerdo con el informe, durante 2019 Pemex identificó 1 mil 849 tomas clandestinas en la red de ductos que atraviesa el territorio poblano, de las que 652 -que representan el 35.26 por ciento del total- fueron denunciadas a la Fiscalía General de la República (FGR).

Las cifras implican que por cada 10 robos de hidrocarburos, siete quedan sin darse a conocer a las autoridades y solo tres casos sí se investigan.

En 2019, Puebla ocupó el segundo lugar con más puntos de ordeña a nivel nacional, después de Hidalgo, en donde se reportaron 4 mil 51, pero se encuentra entre los estados con menos denuncias, conjuntamente con México (35.73%), Michoacán (35.56%) y Guanajuato (37.48%).

En contraste, hay estados en donde hubo más denuncias que tomas clandestinas encontradas, por ejemplo, Nuevo León, Chihuahua y Morelos. En el primer caso fueron encontrados 166 casos y se denunciaron 317, la proporción en el segundo caso fue de 63 y 67, mientras que en el tercero fue de 4 y 6.

 

Ya recurren más al robo de gas

De acuerdo con los datos, de las 1 mil 849 tomas clandestinas del año pasado, 918 que representan el 50 por ciento, fueron para robar gas LP. El resto tuvo que ver con ordeña de gasolina, diésel y otros derivados del petróleo.

De las 918 tomas de gas, fueron denunciadas a la FGR 153 que representan el 16.67 por ciento, de acuerdo con el Igavim.

Por otra parte, en la entidad también se registraron 126 denuncias por robo de pipas para transportar gas, que fue la cifra más alta a nivel nacional.