Andrés Manuel López Obrador aseguró que el ex juez Baltasar Garzón tendrá un caso difícil cuando defienda en España a Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos.

Aseguró que cuando se trata de defender a una persona acusada de posible fraude, por muy bueno que sea el abogado la tiene difícil, porque no son tamalitos de chipilín.

“Si se trata de defender a un posible defraudador, por muy bueno que sea el abogado, pues yo no me puedo adelantar a eso, digo, la tiene difícil, no son tamalitos de chipilín”.

Reconoció que Baltasar Garzón fue quien juzgó a Augusto Pinochet, ex presidente de Chile, y reveló que se enteró que asesoraba a Evo Morales, ex presidente de Bolivia.

“Fue el juez que juzgó a Augusto Pinochet, esto lo tengo que manejar con cuidado porque hasta las palabras, de por sí los conservadores están molestos, si digo dictador, ya lo dije. Me enteré en los últimos tiempos que estaba también, no sé si sea cierto, que estaba asesorando al presidente Evo Morales”.

El miércoles 4 de marzo, se informó que el abogado Baltasar Garzón se encargará en España de la defensa de Emilio Lozoya Austin.

Baltasar Garzón, conocido como el Juez Garzón, se encargó de llevar procesos relevantes en contra de sujetos acusados de terrorismo y de corrupción.

Al Juez Garzón lo acusaron de extralimitarse en sus funciones y cuando lo expulsaron de su puesto se dedicó a ejercer como abogado.

El jueves 13 de febrero, Andrés Manuel López Obrador consideró que la extradición de Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos, se concretará rápidamente, porque la acusación está sustentada con pruebas sólidas.

“Ya informó el fiscal ayer con amplitud sobre este tema, sólo me sumo a lo que él expresó, es una investigación que está en curso, es una acusación con pruebas, por eso esta detención en España”.

Afirmó que no se le debe dar tregua al combate a la corrupción porque es lo que más ha dañado a México.

“Creo que no se debe de dar tregua a la corrupción, siempre he sostenido que nada ha dañado más a México que la deshonestidad. La corrupción es la causa principal de la desigualdad económica y social. Por la corrupción hay pobreza, hay inseguridad, se desató la violencia y todo lo que estamos padeciendo”.