Para el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa una constante en las comunidades poblanas es un desinterés social para hacer frente a las dificultades que afectan al estado de Puebla.  

Así lo expuso este miércoles en entrevista en el programa Ante la Corte, donde abordó el diagnóstico que la Iglesia católica ha hecho en Puebla como parte de la actividad pastoral.

"Sí notamos, y hay que decirlo con toda claridad, un desinterés de la gente, un desencanto de la gente, pero decía, también en el aspecto nuestro, eclesial", dijo.

Este desencanto, dijo, es en general por los problemas que se enfrentan y no en particular por los gobiernos a quienes les reconoció un interés por atender la inseguridad.

En los recorridos que realiza por el interior del estado, detalló, ha notado mayor presencia de operativos y uniformados que dan cuenta de un interés de cambio.

"Yo noto interés, preocupación es un pendiente yo creo y lo hemos escuchado, yo se lo he escuchado al presidente de la República, se lo he escuchado al gobernador", agregó.

Ante estos diagnósticos la iglesia católica en Puebla desarrolló el documento "En Jesucristo Vivimos Nuestra Dignidad Humana con Esperanza y Alegría", con propuestas de acciones.

Desde la Arquidiócesis, dijo, se busca trabajar en la promoción de valores al interior de la familia, con los jóvenes y en torno al problema social de la migración.

Asimismo, de cara a la cuaresma que inicia este Miércoles de Ceniza, se impulsará el proyecto 40 Días de Paz en el que se busca sumar a los creyentes a la reflexión.

Pide a Congreso considerar a la Iglesia en debate sobre aborto

En la entrevista Sánchez Espinosa también expuso la visión de la iglesia católica en Puebla ante temas polémicos como los feminicidios, la discusión del aborto y los matrimonios igualitarios.

Sobre el primer tema reconoció la próxima movilización contra la violencia hacia la mujer de El Nueve Nadie Se Mueve y que desde la arquidiócesis se reconoce y fomenta el valor de la mujer en la familia.

"La madre es sagrada en la familia. Inclusive yo a veces digo, en la familia puede faltar el papá, que me perdonen los papás, pero la mamá no, si falta la mamá la familia se desintegra", dijo.

Esta misma perspectiva, agregó, se replica en el papel de las mujeres en otros aspectos sociales como en el trabajo, en el campo y en la vida consagrada.

En cuanto a las polémicas del aborto y el matrimonio igualitario, explicó que aunque respetan otras ideologías, desde la iglesia católica se defiende la vida desde la concepción hasta la muerte y la figura de la familia con el núcleo de padres e hijos.

De la discusión a realizarse en el Congreso local para aprobarlos como ha sucedido a nivel nacional, comentó, espera que se tomen en cuenta opiniones como las de los católicos.

El arzobispo también resaltó el trabajo que ha realizado la iglesia católica en Puebla en apoyo a grupos desfavorecidos como los adultos mayores, quienes carecen de acceso a los alimentos y quienes atraviesan por el estado como parte de procesos migratorios.

Desde Cáritas y el Banco de Alimentos, informó, se han logrado distribuir 10 mil raciones, se cuenta con una red de comedores comunitarios y tienen benefactores fijos que destinan al altruismo parcelas de frutas y verduras.

Mientras que en la atención a migrantes resaltó que cinco de las 130 casas de atención que hay en el país se encuentran en Puebla y están organizadas con donaciones que permiten atender hasta 200 personas al día.