Con la voz entrecortada y custodiados por personal de la Fiscalía General del Estado que les impidió hablar con la prensa, los padres de Ximena Quijano Hernández exigieron justicia para ella y Antonio Parada Cerpa, tras haber sido asesinados en un supuesto robo de vehículo en el municipio de Huejotzingo.

Tras viajar desde Colombia, los papás de Ximena y Antonio llegaron este día al Servicio Médico Forense, donde con el apoyo legal de la Fundación Universitaria Sanitas (Unisanitas) realizaron los trámites correspondientes para recuperar los cuerpos de los jóvenes de 22 y 25 años de edad tras la práctica de la necropsia correspondiente.
Aunque tuvieron que realizar algunos trámites en la Fiscalía General del Estado, aproximadamente a las 15:00 horas partió la carroza fúnebre desde el servicio médico forense de la 11 Sur con rumbo a una agencia funeraria particular, donde los cuerpos serían embalsamados ya que la familia rechazó que fueron incinerados para un traslado más práctico.

 


Exigen justicia
Después de que la carroza partió, el padre de Ximena accedió a hablar con los medios de comunicación, sin embargo personal de la Fiscalía General del Estado evitó que esto ocurriera, por lo que solamente pudo hacer un breve llamado de Justicia para exigir que las autoridades locales se hagan cargo de esclarecer este asesinato.
"Justicia, es lo único que pedimos, vinieron a México y los mataron, los mataron aquí en su país, son niños buenos", fue lo que alcanzaron a decir los padres en medio de lágrimas y con la voz entrecortada.
Una vez entregados los cuerpos y ya con los trámites migratorios en proceso, se espera que sea en las próximas horas cuando finalmente los padres de Ximena y Antonio puedan volver a Colombia con los restos de sus hijos, quienes apenas en agosto del año pasado habían llegado a Puebla para hacer un internado rotativo con la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla.

Entregan cuerpos de alumno de la BUAP y chofer de Uber
Por la mañana de este martes también fueron entregados los restos mortales de Francisco Tirado Márquez, estudiante de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y Josué Emanuel Vital Castillo, conductor de la plataforma Uber, que se encargaría de trasladar a los estudiantes de Huejotzingo a Puebla.
El primer cuerpo en ser entregado fue precisamente el del universitario Tirado Márquez, originario de Xalapa, Veracruz, y cuyos familiares realizaron el trámite por la mañana de este mismo día y, aproximadamente a las 10:00 horas recibieron los restos para trasladarlo a su estado de origen.
Posteriormente, siendo aproximadamente las 13:00 horas, el cuerpo de Josué Emanuel  fue entregado a sus familiares, quienes acudieron para realizar los trámites correspondientes para la entrega del cuerpo y así poder trasladarlo a su domicilio en la localidad de San Lorenzo Almecatla, donde será velado antes de ser sepultado.
Hay que recordar que los jóvenes junto con el estudiante de medicina de la BUAP, Javier Tirado Márquez, acudieron el domingo a la celebración del carnaval en el municipio de Huejotzingo, donde una familia de esa localidad los acogió para que su estancia fuera más segura.
Por la noche, solicitaron un servicio de la plataforma Uber para volver a la ciudad de Puebla debido a que el lunes debían reintegrarse a sus actividades escolares, sin embargo en el camino habrían sido víctimas de un presunto asalto por sujetos que, aparentemente se encontraban drogados y por ese motivo los habrían golpeado y asesinado a sus víctimas en Santa Ana Xalmimilulco.
Por estos hechos ya hay tres personas detenidas, sin embargo la Fiscalía General del Estado continúa las indagatorias correspondientes para confirmar que el robo del vehículo fue el móvil de esta múltiple ejecución.