La alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, y el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta respaldarán la iniciativa que agrupaciones civiles impulsan para que las mujeres se ausenten de sus labores el próximo nueve de marzo, con el fin de hacer visible la importancia que tienen en la sociedad.

Barbosa Huerta refirió que no se sancionará a ninguna mujer de la administración pública que decida sumarse a la protesta y no acudir a su centro de trabajo, mientras que Rivera Vivanco señaló que habrá autorización para que las empleadas municipales se adhieran a la iniciativa.

La protesta, llamada “El nueve, ninguna se mueve, un día sin mí”, es impulsada por organizaciones civiles tras el asesinato de la niña Fátima, de siete años de edad, en la Ciudad de México.

Trabajadoras se ausentarán por la protesta

La presidenta municipal de Puebla señaló que habrá respaldo total por parte de su administración a la protesta, por lo que las mujeres del gobierno capitalino no acudirán a laborar el próximo nueve de marzo.

La alcaldesa indicó que en próximos días dará a conocer los detalles de cómo se realizarán las actividades el día de la protesta.

“Por supuesto que estoy sumada a esta protesta que se hace para visibilizar la participación de las mujeres en la vida de la nación”, comentó, interrogada sobre el tema durante una entrevista.

No habrá sanciones para quien se ausente

En tanto, el gobernador señaló que su administración respetará si alguna trabajadora decide ausentarse de su sitio de trabajo para participar en la protesta, pues indicó que siempre respetará y respaldará cualquier protesta que respalde la defensa de los grupos vulnerables.

“Yo siempre apoyaré cualquier iniciativa en pro, defensa de los derechos de las mujeres y de cualquier grupo vulnerable… cualquier mujer que quiera parar el día nueve, tendrá nuestro respeto”, comentó al ser cuestionado sobre el tema en una entrevista que otorgó tras una gira de trabajo en Ciudad Serdán.

El mandatario señaló que la violencia familiar y las agresiones hacia las mujeres son un problema grave en el estado, pero indicó que resolverlo no solo corresponde al género masculino, sino a todos los integrantes de la sociedad.