Las autoridades capitalinas buscan a Gladis Giovana Cruz Hernández y a Mario Alberto Reyes Nájera, por el secuestro y asesinato de Fátima, una niña de 7 años.

Las investigaciones indican que Gladis Giovana Cruz Hernández fue quien se llevó de la escuela a Fátima y que la entregó en un domicilio de la alcaldía Xochimilco.

Mario Alberto Reyes Nájera habría recibido a la niña, la atacó sexualmente, la asesinó y arrojó el cuerpo en la alcaldía Tláhuac.

Los dos sujetos consiguieron darse a la fuga, pero los buscan en Morelos, Oaxaca, Puebla y el Estado de México.

El 11 de febrero, Fátima fue reportada como desaparecida y el domingo 16 su cuerpo fue encontrado en la colonia Los Reyes, Tláhuac.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México ofrece 2 millones de pesos a quien proporcione datos que permitan capturar a la mujer.

Cámaras de vigilancia de la Ciudad de México grabaron el momento en que la mujer conduce de la mano a Fátima por lugares concurridos y posteriormente por una calle con poca gente.

Se considera que la mujer tiene entre 42 y 45 años de edad y que tiene una altura de entre 1.55 y 1.60 metros.

La Fiscalía General de Justicia capitalina indica que la mujer es de complexión mediana, de tez morena clara. Lleva el cabello largo lacio, tiene la cara redonda, ojos pequeños, nariz recta, boca mediana y el mentón oval.

El lunes 17 de febrero, la Fiscalía General de la Ciudad de México descartó que el caso de Fátima Cecilia se trate de tráfico de órganos. Uno de los tíos de Fátima habría declarado que en el momento en que encontraron a la niña estaba sin órganos.

Ernestina Godoy, fiscal capitalina, afirmó que la necropsia de la niña no revela ningún indicio de que el caso esté relacionado con tráfico de órganos.