Usuarios del transporte público en la capital del estado señalaron que las cámaras de seguridad en las unidades no sirven y que los botones del pánico no están conectados con el C5, señaló la regidora Ana Laura Martínez Escobar.

La presidenta de la Comisión de seguridad ciudadana dijo que hay unidades que abonan a la corrupción porque están poniendo sus cámaras pero están apagadas, es decir, no están conectadas al C5 (...), según una nota de El Sol de Puebla.

Agregó que con todos estos elementos de seguridad requeridos, debería disminuir la incidencia delictiva, pero si no se instalan bien y “si no hay un ente regulador de estas cosas, pues no habrá mejora. La SMT es la que tiene que checarlo, es una cuestión estatal, y pues los permisionarios deberían de cumplir”.

La Secretaría de Movilidad y Transporte (SMT) debe hacer los operativos pertinentes y la Dirección de Emergencias y Respuesta Inmediata (DERI) informar qué rutas ya cumplieron.

La regidora explicó que detectaron esta situación a través de denuncias ciudadanas, pero que por ahora no puede decir qué rutas fueron y en qué colonias. Sólo dijo que la semana pasada fueron tres denuncias, y los ciudadanos aseguraron que las cámaras estaban sobrepuestas.

Aprovechó para mencionar que desde su comisión harán un exhortó al Gobierno del Estado, y se comprometió a abordar el tema con la DERI, para verificar cuáles son las unidades que realmente están conectadas al C5.

Para finalizar, pidió a los ciudadanos denunciar a los transportistas que tienen sobre puestas estas cámaras, o que siguen haciendo malas prácticas en sus trayectos.