El fotógrafo Sam Rowley pasó cinco días en el metro de Londres, Inglaterra, esperando captar una imagen de los ratones que habitan en dicho lugar.

Las noches boca abajo sobre los andenes de la línea central rindieron sus frutos, ya que logró captar el momento en que un par de ratones peleaban por una migaja de pan.

La imagen fue galardonada por el público como la mejor fotografía del año en el marco de los premios Wildlife Photographer of the Year.

El premio es organizado por el Museo de Historia Natural del Reino Unido y la foto de Rowley recibió 28 mil votos dentro de la categoría “lo mejor del resto” de la LUMIX People's Choice.

En la categoría compiten las que no lo hicieron con los profesionales del concurso, que es uno de los más importantes en la fotografía natural.

“Pasé cinco días tumbado en el andén así que era probable que ocurriera en algún momento”, explicó el fotógrafo.

“Estos ratones de metro, por ejemplo, nacen y pasan su vida entera sin ver la luz del sol o sentir una brizna de hierba. A cierto nivel, es una situación desesperada - correr entre pasajeros sombríos durante unos pocos meses, quizá por un año o dos, y después morir. Y como hay tantos ratones y tan pocos recursos, tienen que luchar por algo irrelevante como una migaja”, explicó Sam.