Los vuelos de los helicópteros del gobierno de Puebla, que se realizaban para patrullaje y traslado de enfermos, están suspendidos por lo menos desde hace unas dos semanas y no hay fecha para que se reanuden.

Así lo informó el personal del hangar que se encuentra en la zona de los estadios a e-consulta, durante un recorrido realizado la tarde de este miércoles.

La administración estatal cuenta con tres helicópteros, de los que dos fueron adquiridos durante el sexenio de Rafael Moreno Valle y uno en la gestión de Mario Marín Torres.

En octubre del año pasado, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta señaló que se rentarían dos aeronaves más y drones para destinarlas a las labores de seguridad pública en el estado.

No hay operaciones 

El personal consultado indicó que los directivos del hangar les comunicaron hace unas dos semanas que los vuelos quedaron suspendidos hasta nuevo aviso y los helicópteros fueron trasladados a un sitio externo.

“Antes nos avisaban una hora antes que iba a llegar un vuelo para que tuviéramos la zona despejada, pero nos indicaron que ya no hay vuelos, que están suspendidos”, comentó el personal a esta reportera.

De acuerdo con información periodística https://archivo.e-consulta.com/blogs/corte/?p=14392, las tres aeronaves están en tierra desde finales de octubre o principios de noviembre.

Según la publicación, el helicóptero Bell 407, de color blanco con matrícula XC HPZ, sufrió una ingesta en la turbina, por lo que tiene el motor averiado, mientras que los dos helicópteros Agusta tampoco vuelan por falta de mantenimiento.

Durante el sexenio de Moreno Valle, los dos helicópteros Agusta se utilizaron para el uso personal del gobernador, pero durante el gobierno de José Antonio Gali Fayad se destinaron a patrullaje y como ambulancias aéreas.

En la gubernatura interina de Guillermo Pacheco Pulido se informó a través de un comunicado que las aeronaves también serían destinadas a labores de seguridad pública y de protección civil.

Hay que recordar que octubre pasado, el gobierno del estado abrió un concurso de licitación pública para contratar a una empresa que se encargara del mantenimiento y administración técnica de las aeronaves, además de los servicios generados por el cumplimiento de horas, ciclos, boletines y el suministro de refacciones “derivado de las discrepancias que se pudieran presentar en las revisiones realizadas”.

Los resultados del concurso no se dieron a conocer, aunque el fallo se programó para el 21 de octubre pasado.