Andrés Manuel López Obrador rechazó que vaya a dar línea para elegir a la nueva dirigencia del Movimiento Regeneración Nacional.

“No es a ver cuál es la línea para nombrar a los dirigentes, la línea es que no hay línea. Que se resuelva de manera democrática”.

Afirmó que anteriormente el presidente era el jefe político del partido que lo llevaba a la presidencia, pero que esas prácticas ya se terminaron.

“Antes y esto es un cambio importante, el presidente era el jefe político del partido que lo llevaba a la presidencia, jefe político. Él decidía quién iba a dirigir el partido de donde surgía el presidente, eso ya no, yo no me ocupo de eso, yo estoy ahora representando a todos los ciudadanos, de todos los partidos, a creyentes y no creyentes, a pobladores del campo, de la ciudad, a ricos y pobres, a todos, no soy jefe del partido ni jefe de grupo, ni jefe de camarilla”.

El domingo 26 de enero el Congreso Nacional de Morena destituyó a Yeidckol Polevnsky de la presidencia del partido y nombró a Alfonso Ramírez Cuéllar.

Andrés Manuel López Obrador aseguró que lo que quiere es ser jefe de la nación y no participar en asuntos partidistas.

“Me gustaría no sólo ser jefe de Estado, me gustaría ser jefe de nación, eso sí. Pero no meterme a cuestiones partidistas. Sí hablar con todos, recibir a todos, tener comunicación con organizaciones sociales y políticas”.

Adelantó que se reunirá con gobernadores priístas y panistas y que el jueves desayunará con senadores de Morena, para mantener comunicación y estar en buenas relaciones.

“Hoy mismo me voy a reunir con gobernadores del PRI, vamos a comer con gobernadores del PRI, el jueves voy a desayunar con senadores de Morena y del PT y de otros partidos. Y la semana que viene voy a comer con gobernadores del PAN para mantener comunicación y buenas relaciones”.

Foto / Andrés Manuel López Obrador