Una jueza de control liberó a uno de los cuatros acusados de llevar en la cajuela de un automóvil el cadáver de su víctima, en el municipio de Atlixco.

Los otros tres asegurados quedaron sujetos a investigación por el delito de homicidio calificado, bajo la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa.

En la Casa de Justicia de San Andrés Cholula, se realizó ayer una segunda audiencia del caso, para así determinar si los imputados serían o no vinculados a proceso.

Luego de la presentación de diversos datos de pruebas y de escuchar los argumentos de la defensa de los acusados, la jurista dictó auto de vinculación a proceso en contra de Salvador N, Maricruz N, y Carmen N, sobre quienes ordenó prevaleciera la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa, otorgándoles cuatro meses para investigación complementaria.

En el caso de Gabriel N, la jueza de control halló varias inconsistencias en la carpeta de investigación por lo que dictó auto de no vinculación a proceso y ordenó la inmediata libertad del acusado.

Todo ocurrió el pasado 15 de enero, cuando familiares de la víctima, un conductor de la plataforma Uber desaparecido desde el 13 de enero, descubrieron a los hoy acusados justo cuando salían de un domicilio cercano  al del hoy occiso y metían varias maletas a un automóvil Cougar con placas TSY-1885, color azul rey con franjas grises.

Los deudos solicitaron la intervención de las autoridades policiacas, quienes descubrieron el cadáver descuartizado, ante lo cual, procedieron a la detención de los presuntos homicidas, dos de ellos originarios de Veracruz.