El Partido del Trabajo (PT) en Puebla se deslindó de las decisiones del gobernador Miguel Barbosa Huerta y reprobó la creación de nuevos impuestos, el alza al pasaje del transporte público y el reemplacamiento, por lo que exigió revertirlos.

La dirigencia estatal del partido sentenció este domingo que las medidas recaudatorias van en contra de la llamada “Cuarta Transformación” y el proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En rueda de prensa el coordinador estatal del PT, Zeferino Martínez Rodríguez, denunció que el gobierno del estado no tomó en cuenta a su partido ni a los diputados al determinar los nuevos impuestos y tarifas de servicios.

Al aclarar que aún reconoce a Barbosa Huerta como un “gobierno del PT”, por emanar de la coalición Juntos Haremos Historia, enfatizó que no se debe perder de vista que en campaña se prometió no elevar impuestos y eso fue por lo que la gente votó.

El exregidor de la capital sostuvo que se apoyará al gobierno estatal en las buenas decisiones, como el incremento del presupuesto al campo para 2020, pero el partido será autocrítico en las acciones negativas, como las medidas que afectan a la economía popular.

“Donde coincidamos vamos a apoyar, pero también seremos críticos y autocríticos. Como aliados hay cosas que no vamos a apoyar. Hay que ser autocríticos y eso (los impuestos) no fue lo que se votó”, puntualizó.

Por decisión de Barbosa Huerta en 2020 habrá un canje de placas forzoso para todos los vehículos que costará 965 pesos; el control vehicular subirá 80 pesos y costará 530; todos los impuestos tuvieron un alza, además de que se creó el de Juegos con Apuestas; en tanto que, por un acuerdo con los transportistas, el pasaje se elevó de 6 pesos a 8.50.

Exigen revertir alzas

El exdiputado local Mariano Hernández Reyes, miembro de la coordinadora estatal, sentenció que el alza de impuestos y el pasaje han sido “malas políticas”, por lo que demandó revertirlas.

Lo mismo exigió al ayuntamiento de Puebla que encabeza Claudia Rivera Vivanco, a quien recriminó la aplicación de programas sin estudios ni planeación, aunque no precisó cuáles.

A los gobiernos estatal y municipales advirtió que gracias a estas medidas todos los partidos atraviesan un desprestigio, incluyendo a los de la coalición Juntos Haremos Historia, ya que se han incumplido compromisos de campaña o incluso se ha hecho lo contrario a lo que se ofreció.

Por ello puso en duda otra vez la continuidad de la alianza con Morena al afirmar que el PT revisará el trabajo de los actuales presidentes municipales y diputados locales, ya que con base en ello determinará si en 2021 los apoya para otros puestos de elección popular o no.

Reclama al INE

Por otro lado, Hernández Reyes reclamó al Instituto Nacional Electoral (INE) por ordenar a todos los partidos políticos realizar un refrendo de su militancia.

Aunque aseguró que el PT cumplió dentro del plazo con esta disposición, acusó que el órgano electoral se extralimitó en sus funciones al ordenar la reafiliación, aunque no precisó cuántos militantes perdió su partido después de este proceso, ya que el padrón aún debe ser validado por el INE.