“El estado de salud del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, ha generado preocupación en Palacio Nacional y en Morena porque se está deteriorando rápidamente.

“El escenario es dramático en términos electorales, pues don Miguel ni siquiera ha cumplido un año en el poder y se está pensando en las alternativas, en el entendido de que ir a una tercera elección en 18 meses sería muy desgastante para los poblanos”, se escribe en la sección La Trastienda”, del periódico Eje Central.

“ Los observadores locales ven en la renuncia de Fernando Manzanilla una estrategia política. Si se diera una elección y quisiera competir, necesitaría estar fuera de un cargo público al menos seis meses. Oséase, ¿está zopiloteando al gobernador? Se oye feo y no es políticamente correcto, pero si don Fernando no lo está haciendo, muchos otros en la Ciudad de México y en Puebla, sí”, añade Eje Central.

De acuerdo con ese periódico, la renuncia de Fernando Manzanilla a la Secretaría General de Gobierno de ese estado, fue inesperada.

El gobernador Barbosa “ había tenido varios problemas con Manzanilla, como está teniendo con todos, y hasta un plato le había lanzado, sin que impactara en su objetivo. Don Fernando había aguantado porque el gobernador está en una situación de salud en extremo delicada, pues prácticamente no ve, la diabetes ya le afectó la segunda pierna —la otra está amputada— y requiere de 12 especialistas cubanos que diariamente le aplican 12 diferentes inyecciones con distintas medicinas para mantenerlo a flote. Lo que hizo don Fernando, añaden los que saben, puede ser una carambola de tres bandas”, asevera la publicación.

Foto: Agencia Enfoque