Los pacientes afectados por el desabasto que de inmunosupresores para trasplantados de riñón en la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Puebla se enfrentaron desde octubre a la disyuntiva de dejar que su salud se deteriorara o adquirir los medicamentos de alto costo.

La institución anunció que este martes se reestablecería el abasto y se hicieron repartos a lo largo de la jornada, sin embargo eso no evitó que familiares y pacientes de la asociación de Enfermos Renales y Trasplantados Puebla marcharan al Centro Médico Nacional "General de División Manuel Ávila Camacho" IMSS San José.   

En el marco de las movilizaciones, su representante Beatriz Adriana Rodríguez Bernal explicó que desde octubre se registraron fallas en la entrega de cinco distintos fármacos que ayudan a la mejor recepción de los órganos.

No tomar sus dosis es tres días, explicó, significa para ellos el riesgo de necesitar nuevas terapias de diálisis o hemodiálisis, mientras que hacerse de los cargos representa gastos de hasta 5 mil pesos quincenales.

En el instituto, agregó, se tiene previsto que para los más de mil 700 trasplantados se les reconozca incluso con carnets preferentes por los altos costos de sus medicinas, sin embargo eso no ha sido una garantía.

En la asociación, explicó también tienen a pacientes y familiares del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), ahí sin embargo sólo hubo desabasto en una quincena durante el último bimestre.

Foto: Agencia Enfoque