El Consejo Regional de Pueblos Originarios en Defensa del Territorio de Puebla e Hidalgo, exigió la cancelación del gasoducto Tuxpan-Tula y no sólo cambiarle el trazo, como propuso el sábado en Pahuatlán el presidente López Obrador.

Mediante un comunicado, la organización reseñó que la lucha contra el proyecto les ha costado procesos legales y actos represivos desde hace más de un sexenio.

"Hemos promovido diversas demandas ante tribunales federales y fortalecimos nuestra organización comunitaria para visibilizar el conflicto relacionado con la construcción y puesta en operación del gasoducto Tuxpan -Tula", advirtió.

La organización añadió luego de que el presidente abordó el tema y propuso un cambio de trazo para la obra, autoridades regionales que no habían tenido una postura crítica del proyecto, se subieron al tema de manera oportunista, como la alcaldesa de Pahuatlán, María Guadalupe Ramírez Aparicio y su esposo Arturo Hernández Santos.

El Consejo Regional también demandó revisar las concesiones otorgadas en los últimos años a empresas extractivas.

El comunicado señala que están conscientes de que las concesiones y las leyes que permiten explotar los recursos mexicanos se dieron en los últimos cinco sexenios, sin embargo también consideran que los permisos deben revisarse y las reformas, revocarse.

"Por desgracia, la inmensa mayoría de dichas leyes siguen vigentes, permitiendo continuar con el saqueo y despojo de nuestro territorio, agua, nuestra cultura, saberes y nuestros bienes comunes", señaló.

Foto: Agencia Enfoque