Desde la campaña electoral del 2018 los diputados locales de Juntos Haremos Historia manifestaron que removerían al fiscal general del estado Víctor Carrancá Bourget. Entonces la todavía mayoría del PAN, antes de irse el 15 de septiembre, reformó la Ley Orgánica de la Fiscalía para permitir que saliera antes de ser destituido por los nuevos diputados morenistas.

Se modificó el artículo 16 para que el funcionario se ausentara por más de 30 días y se le facultó para designar a un encargado de despacho, por eso arribó al cargo Gilberto Higuera Bernal.

En un inicio la nueva LX Legislatura buscó revertir la medida con una contra reforma, pero fue vetada por el entonces gobernador Antonio Gali Fayad, así que el caso llegó hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y a la fecha no se ha resuelto.

En julio pasado el encargado de despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE), Gilberto Higuera, señaló que no tenía “dificultad” en renunciar para que el Congreso del estado nombrara a un nuevo titular cuando se diera la salida definitiva de Víctor Carrancá Bourget.

Tras acudir al Poder Legislativo para acordar una comparecencia con la Comisión de Administración y Procuración de Justicia, Higuera sostuvo que estaba dispuesto a permanecer en el cargo por el tiempo que determinaran los diputados.
Higuera Bernal fue nombrado encargado de despacho el 11 de septiembre de 2018 por Carrancá Bourget, luego de que este solicitó licencia por tiempo indefinido.

No descartan a Higuera

El diputado Gabriel Biestro Medinilla no descartó desde el año pasado que el fiscal de Investigación Metropolitana, Gilberto Higuera Bernal, se convierta en el titular de la FGE.

Sin emitir una postura sobre el actual encargado de despacho, reconoció que puede competir por el puesto para ser fiscal por siete años e incluso admitió que será considerado como una opción.

“Puede ser, podría ser, eso vamos a ver (si es ratificado); vamos a ponerlo, a proponerlo en la mesa y ver cómo sería este nuevo procedimiento”, apuntó.

Los días de Carrancá estaban contados

Si a Carrancá Bourget no lo removía el Congreso en 2018, lo haría la entonces gobernadora electa Martha Erika Alonso Hidalgo, quien ya se había comprometido a ello, igual que su oponente Miguel Barbosa Huerta, que de ser gobernador (porque la elección estaba impugnada) también lo echaría.

Las amenazas de destitución se fundaban en las estadísticas de impunidad y las evaluaciones que ponían a la Fiscalía de Puebla como una de las peores del país, además de que Carrancá Bourget era señalado de perseguir a opositores políticos del exgobernador Rafael Moreno Valle y proteger las violaciones a los derechos humanos cometidos por el gobierno estatal.

El periodo de siete años del fiscal concluiría en 2021, ya que fue designado en 2014 cuando la Procuraduría General de Justicia (PGJ) —que encabezaba por designación de Moreno Valle— se convirtió en fiscalía.

Al concretarse la renuncia de Carrancá Bourget, la Constitución del estado indica en su artículo 97 que el Congreso del estado debe conformar una lista de hasta 10 candidatos; de esa lista el ahora gobernador Barbosa Huerta elegiría una terna de finalistas, que tendrían que comparecer ante el poder Legislativo antes de someterse a votación de los 41 diputados para elegir un ganador. 

Sin embargo a finales del año pasado el Congreso del estado advirtió que no podía exigir a Víctor Carrancá Bourget que renunciara a la Fiscalía General del Estado (FGE), sino esperar a que lo hiciera voluntariamente.

Así lo admitió el presidente del Poder Legislativo, Gabriel Biestro Medinilla, al señalar que los diputados carecen de facultades para pedir la renuncia del fiscal. 

Finalmente, a principios de diciembre Víctor Carrancá Bourget presentó al Congreso local su renuncia como fiscal general del Estado (FGE), según lo reveló Gilberto Higuera Bernal, actual encargado de despacho de la institución.

Víctor Carrancá a mí me comentó apenas que iba a tomar esa decisión, yo soy encargado y por eso me hizo esa comunicación, porque además tiene que entregar la institución”, agregó.

El encargado de despacho dijo tener conocimiento de que la renuncia fue entregada al Congreso.

Higuera fue cuestionado sobre si existía o no una investigación en contra de Carrancá, a lo que argumentó que no hablaría de casos en particular.

Se analizará el tema

Gabriel Biestro Medinilla, líder del Poder Legislativo, dijo que con la renuncia iniciaría el procedimiento de selección del nuevo fiscal, en el que puede participar el propio Higuera.

Según el artículo 97 de la Ley Orgánica de la FGE, a partir de la ausencia definitiva del fiscal el Congreso cuenta con un plazo de 20 días para integrar una lista de al menos 10 candidatos, la cual debe enviarse al gobierno del estado para que este a su vez elija una terna.

Una vez integrada, los diputados deberán elegir al nuevo fiscal entre los aspirantes propuestos.

Trabajo de manera extraordinaria con Higuera: LBH

Sobre el relevo de Carrancá, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta indicó que tiene una buena opinión de Gilberto Higuera, ya que trabaja de forma extraordinaria con él.

“Es un asunto del Congreso, no es un asunto del gobernador… yo tengo una excelente opinión de Higuera, pero no es un asunto mío, hoy estoy trabajando de manera extraordinaria con Higuera”, comentó.

En tanto, Higuera evitó pronunciarse sobre si tiene o no interés para convertirse en el nuevo fiscal, al señalar que sería una falta de respeto al Congreso cuando aún no ha iniciado el procedimiento. No obstante, indicó que se mantendrá atento en caso de que sea incluido en la lista que se deberá integrar para elegir al sustituto de Carrancá.

Las versiones sobre un relevo en la FGE iniciaron desde que José Antonio Gali Fayad tomó protesta del cargo, en febrero de 2017. 

También en diciembre la Fiscalía General del Estado (FGE) clasificó como reservada la información sobre los escoltas del ahora extitular Víctor Carrancá Bourget, así como el desglose de los privilegios a los que tuvo acceso.

e-consulta solicitó conocer el número de elementos de seguridad, vehículos oficiales y apoyos para gasolina, comida y telefonía asignados al fiscal general para el cumplimiento de sus funciones, sin embargo, el organismo negó la información.

Los datos sobre los escoltas los reservó con el argumento de que revelarla pondría en riesgo la integridad del exservidor público.

En la solicitud de información con número de folio 001857619, se pidió la misma información respecto a los fiscales especiales y agentes ministeriales, pero tampoco se proporcionó.

Antes de renunciar, Carrancá Bourget tuvo un año y tres meses de licencia, en los cuales el fiscal especial de Investigación Metropolitana, Gilberto Higuera Bernal, fungió como encargado de despacho.

El ahora extitular de la FGE se fue casi dos años y un mes antes de concluir su periodo de siete años por el cual fue designado en enero de 2016.

Clasifican información

Para atender la solicitud, el Comité de Transparencia sesionó y determinó declarar la información como clasificada, según el acuerdo ACT/075/2019.

“El servicio de seguridad personal (escoltas) que esta Fiscalía otorga a servidores públicos, el número de elementos asignados como escoltas, y los vehículos oficiales, es información que se encuentra Clasificada como Reservada en términos del artículo 123 fracción IV de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información del Estado de Puebla, formalizada mediante Acuerdo ACT/075/2019 signado por el Comité de Transparencia de la Fiscalía General del Estado”, indicó el organismo en su respuesta. 

Argumentan motivos de seguridad

El oficio argumenta que de proveer esta información representaría “un peligro a la seguridad personal”, pues se advierte que en varios estados del país se han registrado agresiones contra servidores públicos.

“(Los) datos pudieran ser utilizados para sobrepasar las capacidades de respuesta, realizar estudios de oportunidad que atentan contra la integridad física de los servidores públicos, a la luz del conocimiento que se tienen de los homicidios y agresiones perpetrados en contra de funcionarios, exfuncionarios federales, estatales y municipales (alcaldes, secretarios de seguridad, policías, diputados, etc.), en distintos Estados de la República, incluido el Estado de Puebla”.

Se agregó que el personal de la propia FGE ha sufrido ataques en los que han perdido la vida agentes, por lo que se concluyó que lo más “responsable” es mantener como reservada la información.

“La Fiscalía General del Estado tiene la responsabilidad de salvaguardar la seguridad e integridad física de los servidores públicos que laboran en ella, y con el temor por demás fundado de las acciones que pueden implementar los grupos delictivos para diezmar las acciones que se llevan a cabo, cuenta de ello son los distintos ataques que se han realizado al personal de esta Fiscalía, en la que lamentablemente han perdido la vida servidores públicos en el cumplimiento de su deber”. 

Víctor Carrancá Bourget ratificó ante el Congreso de Puebla su renuncia a la Fiscalía General del Estado (FGE), con lo cual inició el proceso para elegir a su sustituto a principios de 2020.

El documento y sus anexos fueron enviados a la Comisión de Administración y Procuración de Justicia, que será la encargada de poner a votación de los diputados la renuncia.

Fuentes del Congreso del estado confirmaron a este medio que el fiscal envió la ratificación de su renuncia unas horas de vencer el plazo que tenía para hacerlo. 

Planearon comparecencia

El Congreso de Puebla llamaría a comparecer a Víctor Carrancá Bourget antes de aceptar su renuncia a la Fiscalía General del Estado (FGE) para exigirle cuentas de su gestión.

Así lo anunció el presidente del poder Legislativo, Gabriel Biestro Medinilla, al advertir que el aún servidor público podría ser sometido a juicio político.

En entrevista sentenció que el fiscal puede enfrentar responsabilidades a pesar de que lleva un año y tres meses con licencia.

Por ello afirmó que los próximos días se le citará para que responda las dudas de los diputados.

“Una situación de juicio o de esa naturaleza, pues está, porque él fue servidor público y, aunque haya estado más de un año con licencia, sigue siendo el titular”, enfatizó.

El también coordinador de la bancada de Morena consideró que Carrancá Bourget debería aclarar su labor de los dos años y ocho meses que estuvo al frente del organismo, en los cuales su gestión estuvo envuelta de escándalos y quejas.

Más de un año sin ejercer

Carrancá Bourget dejó el puesto oficialmente tras 15 meses sin ejercerlo, ya que solicitó licencia desde el 4 de septiembre de 2018.

Su renuncia se concretó casi tres años antes de concluir el periodo de siete años por el que fue electo en enero de 2016.

Al cargo arribó luego de estar cinco años al frente de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), por designación del exgobernador Rafael Moreno Valle.

Desde 2011 en la PGJ y al transformarse en FGE a partir de 2016, la gestión de Carrancá Bourget estuvo envuelta en escándalos y denuncias de violaciones a derechos humanos y fabricación de pruebas. 

La creación de por lo menos 328 expedientes contra “opositores políticos”, acusaciones de anomalías en los casos de Chalchihuapan, el presunto feminicidio sin resolver de Paulina Camargo Limón y hasta el robo a la bóveda de evidencias, marcaron su paso.

Será en este 2020 cuando el Congreso finalice con el proceso para nombrar al nuevo Fiscal del estado.