El entrenador argentino Antonio “Turco” Mohamed, se convirtió en una de las imágenes históricas de la final entre Rayados y América, misma que terminó inclinándose por los regios en la tanda de penales.

Al concretar Leonel Vangioni el último penal, Mohamed rompió en llanto por convertirse en campeón con el club de sus amores, aunque hubo una razón más para tanta emoción y llanto.

El pasado 2006, su hijo Faryd Mohamed, perdió la vida en un accidente de tránsito. El “Turco” le hizo dos promesas: ascender al Club Huracán y regresar a dirigir a Monterrey para hacerlo campeón. La primera la cumplió de inmediato y el día de ayer, concretó la segunda promesa a su pequeño.

Antonio no dejó de llorar durante todo el festejo de los Rayados y su historia está dando la vuelta al mundo, pues la afición no conocía el motivo de su desconsuelo en la banca técnica del estadio Azteca.

El “Turco” levantó su tercer título en México, pues a Xolos y América les regalo una alegría, sumando la tercera con Monterrey.

Foto: Twitter @EstebanLetona