Martín Camacho Morales, ex encargado del aviario del Parque Ecológico, consideró que el ex gobernador Mario Marín Torres cuidó más ese espacio que los gobiernos morenistas de Claudia Rivera y Luis Miguel Barbosa.

El reciente Festival Catrina, celebrado en ese parque, hizo a Camacho Morales recordar cómo la Feria de Puebla de 2008, instalada en el mismo pulmón verde, motivó la presión de varios grupos para que hubiera monitoreos y para que la autoridad se comprometiera con mejoras.

En tan sólo 15 días, rememoró, se concretaron mesas de trabajo con el Consejo Estatal de Ecología, se les presentó un cálculo del impacto ambiental que tendría la actividad y se informó que un monto de lo recaudado serviría para instalar un sistema de riego por aspersión para evitar los efectos del otoño e invierno.

En aquél año, se constató que dos árboles grandes fueron talados para la instalación de equipos eléctricos y que otra centena de piezas pequeñas cercanas al metro también se perdieron.

A finales del mismo año se entregó el proyecto hidráulico de manera abierta y con una inversión de 2 millones de pesos.

"A los seis meses estaba inaugurándose el sistema de riego por aspersión, es decir que sí hubo daños, pero también hubo mejoras y en este caso no lo sabemos", dijo Camacho.

El ex encargado del Aviario dijo también que ahora no se consideraron las posturas y aportaciones de ambientalistas poblanos, aunque hubo tiempo para ello, ni se han transparentado aspectos como el impacto ambiental ni lo que se cobró por permisos, para que hubiera un beneficio económico significante para mejorar en algo el Parque Ecológico además de los 400 pinos donados.

Plantear un estudio de impacto ambiental para un festival como el Catrina que según organizadores convocó a 40 mil asistentes, agregó, no es lejano si se considera el antecedente de la feria y que incluso, para obras menores, el gobierno municipal cobra y requiere justificaciones de ese tipo.

"Tú haces una casa en un predio baldío y aunque digas: no hay nada, no hay ni un árbol, el gobierno te pide saber sobre el impacto.

"Para eso es un estudio, entonces, ¿a quién lo pidieron?, ¿o lo pasaron por alto?, ahora, si lo tienen que lo muestren a la ciudadanía", agregó.

Mientras que las autoridades estatales y municipales han planteado que no hubo daños y que los patos del parque ya regresaron a su vida habitual, fotografías de usuarios mostraron afectaciones en las primeras horas tras los conciertos.

Tan sólo en el tema de las aves que viven en el parque, agregó, se debe tener en cuenta que con oídos más sensibles que los de los humanos, habría afectaciones, aunque esto no se refleje en casos observados.

Como medioambientalista poblano, Camacho Morales señaló como conclusión que lamenta que con Barbosa Huerta y Rivera Vivanco se observara esa postura ante el Catrina, pues al pertenecer ellos a un fenómeno como el de la Cuarta Transformación se esperaban cambios y que fueran críticos ante el déficit de áreas verdes que tiene la ciudad.

Foto Archivo