El activista ambiental Arturo Islas Allende denunció a través de redes sociales la muerte de un Tiburón Blanco, especie catalogada como amenazada de acuerdo a la Norma Oficial Mexicana 059, debido a que permaneció atorado 25 minutos en una jaula de observación sin recibir algún tipo de ayuda

El hecho ocurrió en la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe, en Baja California y logró difundirse en la página de Facebook de Allende, quien acusó de manera directa al empresario turístico Mike Lever, dueño del barco Nautilus, por no cumplir con el Programa de Manejo que entró en vigor el 2 de agosto de 2017, el cual contempla un nuevo diseño para las jaulas de observación con el fin de proteger la seguridad de los usuarios y la del tiburón blanco durante el desarrollo de la actividad de buceo.

Debido a esto, el activista exigió a la Secretaría de Medio Ambiente (Semarnat) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), el cese inmediato de la directora de la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe por supuestamente conocer la situación del barco y no actuar en consecuencia; también pidió a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) retirar los permisos de avistamiento y aplicar una multa ejemplar al prestador de servicios turísticos.

El nuevo Programa de Manejo para la Observación del Tiburón Blanco, la jaula para el avistamiento debe ser desmontable y de una sola pieza, con barrotes redondeados con una separación de 35 centímetros entre ellos, sin cadenas ni balcones. Lo anterior mejoraría la seguridad de las personas que realicen la actividad al interior.

El diseño cuenta con dos salidas de emergencia, flotadores al interior y señalización en las esquinas superiores para su reconocimiento.

Además, debe llevar un enmallado de acero inoxidable o aluminio marino, dos tanques de aire comprimido y una ventana de observación con una distancia máxima entre barrotes de 70 centímetros, entre otras mejoras.

Con información de Excélsior.

Foto: Captura de pantalla de Twitter