Diputados, guardias y activistas del agua se enfrentaron en el Congreso de Puebla porque este miércoles se impidió el ingreso al salón de plenos a los inconformes con la reforma para prohibir los cortes de agua a pequeños usuarios.

El zafarrancho a manotazos, empujones, jaloneos y palabras altisonantes durante la sesión ordinaria de este miércoles, fue protagonizado por el diputado sin partido Héctor Alonso Granados y el presidente del Congreso, Gabriel Biestro Medinilla.

Alonso Granados irrumpió de forma violenta en el pleno, golpeó por la espalda a Biestro Medinilla, aventó sus papeles y golpeó el piso con el curul del coordinador de Morena para reclamar que guardias le impidieron la entrada.

El morenista respondió con un manotazo y en seguida fue defendido por Arturo de Rosas CuevasVianey García Romero y Emilio Maurer Espinosa (de Morena), quienes intentaron calmar la situación.

Alonso Granados empujó a Maurer Espinosa y Arturo de Rosas, lo cual desató gritos y empujones por unos segundos, hasta que se logró calmar a Alonso Granados.

Se enfrentan activistas y guardias

El pleito en el pleno se desató luego de un enfrentamiento entre Alonso Granados, guardias de seguridad y miembros de la Asamblea Social del Agua (ASA) que protestaban afuera del recinto legislativo.

Mientras se realizaba la sesión el personal de seguridad privada bloqueó los accesos al Congreso por la manifestación, pero Alonso Granados salió para hablar con ellos e ingresó por la puerta trasera del edificio a los líderes de la ASA, Omar Jiménez y Eugenia Ochoa. El primero es también síndico suplente del ayuntamiento de Puebla, mientras que ella es pareja del secretario estatal de Trabajo, Abelardo Cuéllar.

Al percatarse de esto los guardias cerraron las puertas que dan al patio del Congreso, para impedir el ingreso del legislador y los inconformes al pleno, lo cual generó una trifulca.

Alonso Granados empujó a los guardias con ayuda de los activistas y lograron pasar por la fuerza al pleno, dando lugar al enfrentamiento entre diputados.

Sobajan a guardias

Durante el enfrentamiento con los guardias de seguridad, Alonso Granados y miembros de la ASA se empujaron con los guardias y los insultaron.

El diputado reclamó a una vigilante mujer que él era diputado y “lo tenían que obedecer”, mientras que uno de los activistas recriminó que los ciudadanos “pagan el sueldo” de los guardias.

Con esto buscaban que el personal les permitiera pasar al pleno, pero ante la resistencia de los guardias se abrieron camino a empujones.

Foto: Especial