El barrio del Bronx en Nueva York ha adquirido una inusitada popularidad y afluencia de turistas de todo el mundo, quienes rápidamente buscan las 132 escaleras donde Joaquín Phoenix realizó un épico baile para la cinta del Joker.

Ahora los turistas tienen incluso que hacer cola para posar cerca de la farola que figura en el póster de la cinta de Todd Phillips. Incluso en una de las paredes del lugar ya hay una pintura a manera de graffiti con el rostro del Príncipe payaso del crimen.

Sin embargo, esto no resulta tan atractivo para todos, pues los vecinos de este lugar comienzan a fastidiarse por la increíble cantidad de turistas que arriban a estas escaleras que conectan las avenidas Shakespeare y Anderson.

Pero la afluencia no es lo único que inquieta a los aledaños, ya que, de acuerdo con uno de los vecinos del sitio, cada que un vecindario de Nueva York atrae a una gran cantidad de turistas, despierta el interés de las empresas constructoras, quienes llegan a los barrios con una idea de “aburguesamiento” al construir edificios altos y caros donde ya no hay cabida para los anteriores habitantes.

Foto: Twitter