Las autoridades federales informaron que el operativo para detener a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, dejó un saldo de siete personas muertas.

En su cuenta de Twitter, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana indicó que durante el operativo en Culiacán murieron 5 sicarios, un civil y un guardia nacional.

“El Gobierno de México aclara: Durante el operativo en Culiacán, Sinaloa, se registró el fallecimiento de 5 agresores, un civil y un elemento de la Guardia Nacional; y 16 personas lesionadas”.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana indicó que para garantizar la tranquilidad de la ciudadanía ya se desplegó un mayor número de elementos de las fuerzas federales en Culiacán.

“Para garantizar la tranquilidad de la población que se vio afectada durante las reacciones de violencia, hay un programa de reforzamiento y despliegue de fuerzas federales en la ciudad de Culiacán, Sinaloa”.

Indicó que revisarán los protocolos que se aplicaron durante la captura de Ovidio Guzmán López y precisó que no hubo ninguna negociación con grupos criminales.

“Se van a revisar los protocolos de actuación durante el operativo de captura desarrollado en CuliacánSinaloa, para deslindar las responsabilidades del grupo de las fuerzas federales que participó. En esta acción no se involucró ninguna negociación con los delincuentes”.

“Las autoridades de los tres niveles de gobierno, municipal, estatal y federal, trabajamos coordinados para regresar la tranquilidad a la ciudadanía en CuliacánSinaloa; se está conformando un proceso para construir la paz en México”.

El viernes 18 de octubre, Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, informó que la violencia que se desató en Culiacán el jueves 17 de octubre se debió a que los elementos de la policía ministerial actuaron de manera precipitada durante la captura de Ovidio Guzmán López, hijo de El Chapo Guzmán.

“(La presencia de las fuerzas armadas en) la porción noreste de esta ciudad no fue circunstancial, se trató de una acción directa para la captura de un presunto delincuente, al contar con una orden de aprehensión provisional con fines de extradición emitida por un juez federal”.

“El grupo responsable de esta acción fue personal de la Policía Ministerial. Este personal, en un afán de obtener resultados positivos, actuó de manera precipitada, con deficiente planeación, así como falta de previsión sobre las consecuencias de la intervención. Omitiendo además obtener el consenso de sus mandos superiores”.

El secretario de la Defensa Nacional informó que los elementos federales fueron agredidos cuando esperaban la orden de cateo de un domicilio en el fraccionamiento Tres Ríos.

“Se desestimó el poder de convocatoria y la capacidad de respuesta de la organización delictiva para evitar el aseguramiento de Ovidio Guzmán López.

“Al advertir el alto índice de violencia generalizado que se produjo, este gabinete de seguridad decidió ordenar el retiro de las fuerzas (armadas)”.

Crédito de la foto @SSPCMexico