Desde que salió a la luz que Irina Baeva y Gabriel Soto tenían una relación al poco tiempo de que se había separado, la actriz tuvo que pasar por situaciones difíciles al convertirse en la principal responsable de la separación de Soto con Geraldine Bazán.

A través de una conferencia habló del difícil momento por el que tuvo que pasar por haberse enamorado de un hombre recién separado.

“Hace poco sucedió algo en mi vida privada que me convirtió en el peor de los demonios. Por hacer nada, me enamoré de un hombre separado que con honestidad me dijo que lo único que lo unía con su ex pareja era un papel”.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

You’re everything I need & more. @gabrielsoto

Una publicación compartida por Irina Baeva (@irinabaeva) el

‘Ambos decidimos iniciar una relación y ahí fue cuando me convertí en un demonio. Él siguió siendo el mismo hombre, nadie le decía nada y prácticamente no hubo consecuencias de nada, ni en el trabajo. En cuanto a mí, yo me convertí en una fácil, en una pu**, en una robamaridos, en una rompehogares’.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

somos de quien nos piensa a mitad del día y sonríe. @gabrielsoto

Una publicación compartida por Irina Baeva (@irinabaeva) el

“Yo estaba empezando a dudar de quién era en realidad, me estaba creyendo todos esos comentarios negativos. Desde muy joven la gente creía que era tonta y que por ser rubia conseguía las cosas por acostarme con productores”. “A un hombre algunas veces se le felicita, incluso algunas se le aplaude, mientras que a la mujer se le crucifica”. 

Irina compartió un mensaje a través de su canal de YouTube con el título de ¡Arriba Eva!, aunque lamentablemente no recibió buenos comentarios.

Foto Instagram